Estudios Bíblicos

Josué

todayfebrero 21, 2021 314

Background
share close

Josué

UN LIDER AL SERVICIO DE DIOS

 

LECCIÓN No. 1.

JOSUE PREPARADO POR DIOS PARA LA CONQUISTA

PROPÓSITO

Entender: 1) ¿Por qué Dios escogió a Josué?  2) ¿Cómo le preparó?  3) ¿Qué esperaba Josué?  Además, discernir algunas implicaciones para nuestros días.

INTRODUCCIÓN

Durante este trimestre estudiaremos varias porciones del libro de Josué.  El libro se llama así porque Josué es el personaje humano que sobresale en el libro.  Pero es necesario aclarar desde el principio que Dios mismo es el personaje principal y central del libro.  Es un libro histórico que contiene los grandes hechos de Dios a favor de su pueblo Israel en la conquista de Canaán, la tierra prometida por Jehová siglos antes a Abraham (Génesis 13:14-17, 17:8) y a Isaac, su hijo (Génesis 23:3-4).  La conquista tuvo lugar después que los israelitas salieron de Egipto y sus cuarenta años de peregrinación en el desierto.  Josué es el líder principal de Israel, sirviendo como el portavoz de Dios y el comandante militar de Israel.

En el transcurso de nuestro estudio veremos los hechos divinos de Dios en la conquista de Canaán y el ejemplo notable de Josué.  Esperamos que el Espíritu Santo nos enseñe y nos señale cómo aplicar las enseñanzas a nuestra vida.

DESARROLLO DE LA LECCIÓN

  1. CUALIDADES DE JOSUE
  1. SIERVO PRINCIPAL DE MOISÉS.

(Éxodo 24:13)

Vemos un ejemplo de Josué como la diestra de Moisés en Exodo 17:9 en adelante.  Amalec vino para pelear contra Israel en el desierto.  Mientras Moisés y Aarón estaban en la cumbre, Josué estaba abajo dirigiendo la batalla.  Versículo 13 dice que «Josué deshizo a Amalec y a su pueblo.  Se nota aquí que además de ser el siervo principal de Moisés, también tenía experiencia en dirigir batallas divinas que sería de ayuda en las batallas que tenía enfrentar ante los habitantes de Canaán.  Esto le permitiría ser un hombre victorioso.

  1. FIRME EN SU FE EN DIOS Y EN SU PLAN DIVINO

Incluso en medio de mucho pueblo incrédulo, Moisés envió a doce espías para observar la tierra y el pueblo de Canaán, la Tierra Prometida (Números 13:1-20).  Para esta misión fue nombrado un príncipe de cada tribu.  Josué era uno de ellos.  Al volver de su viaje, los espías rindieron su informe.  Diez de ellos se opusieron a la idea de conquistar la tierra porque el pueblo era muy fuerte, con ciudades grandes y bien fortificadas (Números 13:28).  Pero Caleb y Josué, formando la minoría, animaron a su pueblo a confiar en Jehová y a no temer a los de Canaán.

Por su fe en Dios, en esta ocasión, sólo Josué y Caleb sobrevivieron entre los varones que salieron de Egipto para entrar a la Tierra Prometida.

  1. BUEN CARACTER

Josué fue hallado perfecto en pos de Dios (Números 32:12).  Deuteronomio 34:9 nos declara que era hombre lleno del Espíritu de sabiduría, o sea, lleno del Espíritu Santo.

 

  1. DESIGNADO POR DIOS COMO SUCESOR DE MOISES.

(Números 27:18-21; Deuteronomio 31:3-8).

Por lo que hemos visto anteriormente no nos es difícil ver por qué Jehová escogió a Josué como un instrumento para guiar a su pueblo hasta tomar posesión de la tierra.

  1. PROMESAS ABSOLUTAS PARA JOSUE.

(Josué 1:3-5)

En los versículos 3-4, hay algunas promesas incondicionales.  Josué tenía muchas experiencias.  1) Había estado con Moisés por años.  2) Había sido testigo de los grandes milagros de Jehová desde que cruzaron el Mar Rojo hasta la llegada de Israel a las fronteras de Canaán.  3) Conocía el plan divino para Israel de tomar posesión de Canaán.  Sin embargo, todavía tenía la necesidad de la confirmación de estas promesas de Dios, por estar principiando su gran tarea de guiar a Israel en la conquista.  Hay una lista de promesas de parte de Dios para Josué.

  1. ENTREGA DE LA TIERRA PROMETIDA A ISRAEL.

(Josué 1:3-4)

Es una repetición de la promesa de Abraham (Génesis 12:17 y 13:14-17).  En Cades-Barnea, Israel había rechazado dicha promesa por su incredulidad (Números 14:1-4).  El plan de Dios ahora era que Josué se pusiera en la brecha entre Dios e Israel para cumplir esta promesa.

  1. NADIE PODRIA HACERLE FRENTE.

(Josué 1:5)

Nadie iba a poder vencerle.  Con la ayuda de Dios iba a ser invencible.  Hay una promesa más en este mismo versículo que revela la clave de su invencibilidad.  (Esto lo analizaremos mas adelante)

  1. JEHOVA SIEMPRE ESTARIA CON JOSUE.

(Josué 1:5,9)

La presencia de Dios no significa estar allí en una manera estática; es más bien, una presencia dinámica.  Josué era testigo de la presencia activa de Jehová con Moisés, por haber sido su siervo fiel alrededor de cuarenta años.  Josué conocía esta presencia cuando pasó el Mar Rojo, en la victoria sobre Amalec, en la nube de día y el fuego de noche que guiaba a Israel durante su peregrinación en el desierto.  No lo dejaría ni le desampararía.

  • PROMESAS CONDICIONALES PARA JOSUE.

(Josué 1:6-9)

La gran mayoría de promesas dadas por Dios en las Sagradas Escrituras llevan consigo condiciones.  El hombre tiene que hacer algo para realizar su cumplimiento.  Por ejemplo en Romanos 10:13 la promesa de «ser salvo» y la condición es «invocar el nombre del Señor».  Es decir, el hombre tiene que invocar el nombre del Señor para ser salvo.  El propósito por el cual Dios había puesto las condiciones era porque quería la obediencia de Josué.  El quería bendecir su obediencia así como quiere bendecir la nuestra.  Estas promesas con sus condiciones eran las siguientes.

  1. REPARTIRIA LA TIERRA.

(Josué 1:6)

Josué repartiría la tierra por heredad a Israel.  Es una promesa y a la vez un mandamiento.  Hay aquí un mandamiento que va con esta promesa.  Para poder repartirla como debía ser, tenía que esforzarse y ser valiente.  Repite en vss. 7 y 9.  Estas son actitudes más que acciones.  Para mantenerlas necesitaría creer profundamente en las promesas recibidas de Dios y una disposición positiva que dice: «Con la ayuda de Dios no voy a fracasar, cueste lo que me cueste».  ¿Lucha usted, amado hermano Pentecostés del sur centro de Los Ángeles, con actitudes y disposiciones negativas que casi aseguran la derrota?  Apropiémonos de las promesas divinas como Jehová mandó a Josué; y basados en  ellas, esforcémonos y seamos valientes.

  1.  ÉXITO Y PROSPERIDAD.

(Josué 1:7-8)

Sin duda era lo que Josué deseaba tanto, tal como nosotros hoy en día.  Pero aquí hay que ver bien las condiciones.  En una palabra, la condición para tener éxito y prosperidad es la obediencia: «Cuidar de hacer conforme a toda la ley» (1:7); guardar y hacer conforme a todo lo que en él está escrito (1:8).   Siguiendo el hilo, un paso más, vemos el secreto o condición para obedecer.  Además de esforzarse y ser valiente (1:7), es indispensable la meditación continua en la ley de Dios.  Según el escritor J. S. McEwen ésta es una «decidida concentración de la mente en el tema de la meditación (de asuntos divinos) y la deliberada expulsión de pensamientos e imágenes discordantes».  Filipenses 4:8 ha sido de mucha ayuda al que esto escribe, en el área de meditación: «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad».  Por tanto la fórmula tanto para Josué como para nosotros, para tener éxito y prosperidad en nuestra vida espiritual y ministerio para el Señor, primero tenemos que meditar en su Palabra para que sepamos qué hacer, y luego obedecer lo que hemos meditado.

  1. «JEHOVA TU DIOS ESTARA CONTIGO».

(Josué 1:9)

Jehová promete estar con Josué a dondequiera que vaya.  Aquí vemos claramente la dinámica de la presencia de Jehová con Josué.  No sería una presencia pasiva sino algo que actúa según la situación para que Josué no temiera ni desmayara.  Con esta misma presencia continua y dinámica de la persona del Espíritu Santo en nuestra vida, nosotros podemos ser victoriosos.

  1. CONCLUSION

Desde el principio Dios había escogido a Josué para esta tarea tan grande de guiar a Israel a tomar posesión de la Tierra Prometida.  Por eso lo preparó y lo entrenó por muchos años, la mayor parte de ellos, estando a lado de Moisés.  En este pasaje Jehová afirma y confirma a Josué y su ministerio. Dios nos tiene en un programa de preparación y entrenamiento. ¿Está usted utilizando la preparación espiritual que ha recibido?  ¿Posee usted una actitud positiva hacia su vida futura y ministerio en el Señor, basado en sus promesas divinas?  Nuestro campo «Amigos» anhela líderes fuertes y valientes, plenamente convencidos de las promesas de Dios y de su mano sobre ellos.

LECCION No. 2.

ESPIANDO A JERICO

PROPOSITO

Comprender: 1) La misión de los espías y su resultado.  2) Cómo Jehová los protegió.  3) Apreciar la fe de Rahab.

INTRODUCCION

Jericó era una ciudad ubicada cerca del Río Jordán que constituía la frontera del lado este de Canaán.  El pueblo de Israel estaba al lado este del río.  Había estado allá desde los últimos discursos de Moisés que hallamos en el libro de Deuteronomio.  Josué, con la comisión de Jehová firmemente en su mente y corazón, ya había mandado a Israel que se preparara para pasar el río Jordán dentro de tres días (Josué 1:11).  Después en secreto, él enviaba dos espías a Canaán para espiar al territorio más cercano, incluyendo a Jericó.

 

DESARROLLO DE LA LECCION

  1. EN LA CASA DE RAHAB.

(Josué 2:1-7)

Se nota aquí que Josué envió sólo dos espías.  Hay algunas razones.  Fue una misión secreta.  Es más fácil esconderse con pocas personas.  Lograr una entrada en secreto, a una ciudad bien amurallada con muros bien fortificados, sólo era posible con pocas personas.

El versículo 1 nos dice que al entrar en la ciudad de Jericó, llegaron a la casa de Rahab, una ramera, y tuvieron posada allí.  No se sabe que clase o tipo de ramera era.  Tal vez era una prostituta culta, que era algo común en esa cultura.  Aquí podemos preguntarnos ¿por qué donde ella?  Según el comentario Beacon, las normas de conducta sexual no eran como las de hoy.  Tal vez quisieron llegar a un lugar donde divulgarían mucho acerca de asuntos militares.  Como sea, con confianza declaramos que los pasos de los espías fueron dirigidos por Dios.  También no se puede negar que ella actuó a favor del pueblo de Dios protegiendo a los espías hebreos, de los oficiales de la ciudad.

Parece que Rahab les mintió a los oficiales de la ciudad al decirles que los espías habían salido de su casa cuando en realidad estaban escondidos allí.  Entonces surge la pregunta: ¿Hay circunstancias en la vida cuando se justifican las mentiras?  Hay que aclarar que los que tienen conocimiento de la palabra de Dios acerca del mentir, saben que la mentira nunca puede ser justificada.  En el caso de Rahab, no tenía esta luz, sino hizo lo que entendía ser correcto para proteger al pueblo de Dios.  Quien escribe esto no puede decir que Dios bendijo su mentira, sino su corazón y actitud hacia Dios y su pueblo.

  1. RAHAB DECLARA: «JEHOVA ES DIOS».

(Josué 2:8-14)

Los residentes de Jericó ya se habían dado cuenta de los milagros sobrenaturales que el pueblo de Dios había experimentado; habían cruzado el Mar Rojo para salir de Egipto y además habían logrado una victoria sobre los dos reyes de los amorreos en el otro lado del Jordán (vs. 10).  Estos acontecimientos históricos convencieron a Rahab que fueron milagros hechos por Jehová, y que además, el mismo Jehová había entregado a su país al pueblo de Israel.  Todo el pueblo de Jericó temía a Israel, y sus corazones se desmayaban (Josué 2:9,11).  Este pueblo quedaba sin esperanza alguna a causa de Israel y su Dios.  El comentarista en Beacon observa que ésta es una reacción común de las personas impías cuando se enfrentan con el poder de Dios.  ¡Cuántos de nosotros nos encontrábamos en similar condición de desesperación antes de llegar a los pies de Jesucristo!

Rahab estaba en tal condición.  No podía llegar a otra conclusión además de: «Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra» (2:11).  En esta declaración podemos apreciar la fe de ella.  Debido a su situación, ninguna persona humana podía haberle dicho algo así.  Es probable que su fe en un Dios supremo le capacitó para aceptar esta verdad y de poner fin a su lealtad con su pueblo e identificarse con el pueblo de Dios.  Terminar con su lealtad con su pueblo fue un riesgo no pequeño.  Estaba arriesgando su propia vida y el rechazo de su familia.  Esto es otra evidencia de su fe.

Rahab recibió una recompensa por su fe y bondad en salvar la vida de los espías.  Ellos le prometieron salvar su vida y la de sus familiares durante la invasión pronta a Jericó por Israel.  Al pedir el rescate de sus familiares podemos observar la ausencia del espíritu de egoísmo en su vida.  No solamente se preocupaba por sí misma sino por el bien de otros.

  • EL CORDON DE GRANA.

(Josué 2:15-21)

Es interesante pensar por un momento en algunos detalles en versículos 15 y 16.  La casa de Rahab estaba en el muro.  Sin duda la distancia entre la casa y la tierra era bastante larga y por eso necesitaba la cuerda.  En vs. 16 ella los dirige hacia un monte.  Según la geografía del área sólo había montañas al este de Jericó.  En cualquier otra dirección era como valle.  El Río Jordán quedaba al oriente de Jericó y el pueblo de Israel al otro lado de dicho río.  Quiere decir que Rahab dirigió a los espías en la dirección opuesta de donde estaba acampado el pueblo de Dios.  Al mismo tiempo, es lógico concluir que sus perseguidores salieron hacia el río en búsqueda de ellos.  Por tanto, los espías y sus seguidores salieron en dirección opuesta.  En todo eso vemos la sabiduría de Rahab y la mano de Dios en actuar a favor de su pueblo.

Los espías prometieron rescatar a Rahab y a su familia bajo algunas condiciones según Josué 2:18-20; así: 1) El cordón de grana tenía que ser atado a la misma ventana.  2) Todos tenían que estar adentro de la casa en el momento del ataque.  3) No podían divulgar este asunto a nadie.

Se nota algunas similitudes entre estas condiciones y las de los primogénitos en Egipto:  1) Sangre o de color similar tenía que ser colocada fuera de la morada con señal para protección contra la ira de Dios.  2) Los habitantes de esta vivienda tenían que estar adentro durante la manifestación de la ira de Dios.  (Compárese con Exodo 12:22-33).

 

  1. CONCLUSION

Hemos visto la mano de Jehová dirigiendo los pasos de los espías.  Los guió, los protegió, y bendijo su misión.  ¿Está usted consciente de la ayuda continua que Dios le ofrece y le da?  ¿Le da gracias por todo ello?  ¿O tiende a ser ingrato o pasar por alto lo que Dios hace a su favor en su vida diaria?  ¡Seamos conocidos por Dios como gente de gratitud hacia él!

Rahab tenía fe en el verdadero Dios como ya se dijo.  A la vez manifestaba su fe por sus obras como escribió Santiago en 2:25, «Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?»  Cumplir las condiciones establecidas por los espías sería otra manera de mostrar su fe por sus obras.  ¿Está usted manifestando una fe genuina como la de Rahab, haciendo lo que Dios le manda en su relación personal con él, con sus familiares y en su relación con los hermanos de la iglesia?

LECCION No. 3.

 CRUZANDO EL RIO JORDAN

Josué 3:1-17.

 

PROPOSITO

Observar la plena obediencia y fe corporal de Israel en el cruce del río Jordán y cómo Jehová les bendijo.  Además, entender la importancia de nuestra obediencia, unida como iglesia, para conocer las bendiciones del Señor.

INTRODUCCION

Los espías rindieron un informe bastante positivo a Josué al volver al campamento en Sitim (Josué 2:23-24).  Desde antes de la muerte de Moisés, no se habían movido de ese sitio.  Pero ahora por primera vez iban a levantarse bajo la dirección de Josué.  En los eventos rodeando el cruce del río se nota el principio de respeto y lealtad de parte del pueblo hacia Josué.

DESARROLLO DE LA LECCION.

  1. AVANZANDO HASTA EL RIO JORDAN.

(Josué 3:1-6)

La distancia entre Sitim y el río era como de una legua más o menos (3:1).  No era una marcha cualquiera porque Israel probablemente contaba con una población entre adultos y niños de alrededor de un millón de personas.  Con esta marcha Josué pudo observar que el pueblo estaba dispuesto a cooperar y pagar el precio de realizar las promesas de Dios para ellos.  Sin su apoyo, Josué bien sabía que su autoridad hubiera sido muy limitada.

Por medio de los oficiales Josué dio algunas instrucciones acerca del arca del pacto (3:3-4) que debía ser llevada por los sacerdotes levitas.  El pueblo debía mantener una distancia de dos mil codos o sea unos 900 metros de distancia entre el pueblo y el arca.  Contenía el arca entre otras cosas, dos tablas de los diez mandamientos y representaba la presencia de Dios guiando a su pueblo.  Por no conocer la presencia interior de Dios, una manifestación visible era muy importante para Israel en aquel entonces.

El versículo 5 contiene un mandamiento seguido por una promesa: «Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas».

Maestro, Pastor: pregúntese a sí mismo y a sus alumnos: ¿Sería que Dios no podía hacer maravillas en su medio aparte de su consagración?  ¿Cuál es la relación entre consagración, santificación y experimentar las maravillas de Dios?   II Timoteo 2:21 nos da alguna luz: «Si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra».  Parece que Josué les llamó a una santificación personal.  Esto indicaba para Israel algo exterior, incluyendo el lavado de sus vestidos entre otras cosas.  Para nosotros los participantes del Nuevo Pacto, significa una limpieza interior que se aparta de todo mal.  Amado hermanos Pentecostés: ¿Está contento con la sola apariencia de la santificación, o está anhelando una limpieza por la sangre de Jesucristo que limpia su conciencia de obras muertas para que sirva al Dios vivo (Hebreos 9:14)?  (Espero que usted haya nacido de nuevo, por que solo así podrá entender las cosas del Espíritu)

  1. «EL DIOS VIVIENTE ESTA EN MEDIO DE VOSOTROS»
    (Josué 3:7-13)

En el versículo 7 vemos que Dios iba a exaltar a Josué, no para que se vanagloriara sino para que Israel supiera que Jehová estaba con él así como estaba con Moisés.  Entonces era para que Josué fuera reconocido como líder espiritual humano sobre Israel.  Además de Jesucristo, Israel no ha tenido otro líder como Moisés.

En el versículo 8 vemos a Jehová dando instrucciones a Josué que parecen ser extrañas.  ¡Al llegar al borde del río, los sacerdotes debían entrar en él!  En ese tiempo el río solía desbordarse por todas sus orillas.  Mantener en alto el ánimo y la moral de esa multitud fue el desafío de Josué en ese momento.

Pero Josué se acordaba de los grandes hechos de Jehová, incluyendo el cruce del Mar Rojo.  También sabía que era Jehová hablándole; recordaba aquellas palabras cuando le dijo que «se esforzara y que fuera valiente».

Veremos el valor y la valentía de Josué en los versículos siguientes.  Recordemos cómo Dios nos ha ayudado en tiempos pasados, y nos ha sido de ayuda en recobrar nuestras fuerzas en momentos necesarios.

Josué pasó al pueblo lo que había recibido de Jehová (3:9-13).  Hizo claro que su mensaje tenía su origen en Dios: «Escuchad las palabras de Jehová vuestro Dios».  Josué quería hacer sobresalir el hecho de que Jehová estaba en control de estos eventos: 1) El estaba en medio.  2) El echaría delante de ellos a los moradores paganos de Canaán (3:10).  Un secreto de valor y fuerza espiritual es reconocer a su Dios como fuente de autoridad y como él es.  Josué entendía muy bien estas cosas.  Por experiencia, Josué sabía que Jehová era fiel en lo que le prometía y que era todopoderoso y soberano en sus hechos.  ¿Cómo entiende usted que es Dios?  Su respuesta tendrá implicaciones importantes en cuanto a su fuerza espiritual.

Josué seguía dando instrucciones específicas al pueblo en los versículos 11 al 13.  El arca del pacto pasaría primero el río.  Recordemos que el arca representaba la presencia visible de Dios.  Sería él quien haría que las aguas se dividieran.

En el versículo 13 vemos otro ejemplo de cómo la fe debe ir acompañado por las obras.  El arca tendría que entrar en el río como ya se dijo.  Pero los sacerdotes tendrían que llevarlo.  Si ellos creían el mensaje de Jehová por medio de Josué, ellos tendrían que entrar en el río también, aunque supieran que estaba hondo.  La manifestación de su fe sería de hacer exactamente esto.  Así les mandó Josué.  Prometió también que las aguas de arriba se detendrían.  ¡Cuán obvia es la presencia dinámica de Dios en este evento tan crucial en la historia de Israel!

 

III.  PASARON EL RIO EN SECO.

(Josué 3:14-17)

Este pasaje es clave, pues incluye el cruce del río Jordán y la entrada de Israel a la Tierra Prometida como un pueblo bien organizado.  Dios dijo, y fue así.  Cuando los pies de los sacerdotes, que llevaban el arca, tocaron la orilla del río, las aguas de arriba se detuvieron en un montón (3:16).  La gran multitud de cientos de miles pasó en seco.  Es un milagro en gran manera.  Al mismo tiempo uno debe notar que aunque Jehová fue autor del milagro, la obediencia de Josué, los sacerdotes y del pueblo en general era indispensable para llevar a cabo este gran milagro.  Tome nota de la obediencia corporal y la unidad entre todo el pueblo.  Todos hicieron su parte para el mismo fin.

Aunque la alegoría no sea perfecta, podemos ver algunos paralelos entre el pueblo de Israel y la Iglesia local.  Josué es como el pastor, los sacerdotes como el concilio y el pueblo en general como la membresía.  ¿En qué categoría cabe usted?  ¿Tiene metas su iglesia basadas en las promesas y mandamientos de Dios en la Biblia?  ¿Está haciendo su parte para realizarlas como parte de un cuerpo?

 

  1. CONCLUSION

El cruzar el río Jordán y entrar en la Tierra Prometida es uno de los puntos más culminantes en la historia de Israel.  Dios mostró que era fiel a su palabra y su poder milagroso a favor de su pueblo, según la necesidad.  El pueblo había sido bien preparado por Moisés y bien guiado después por Josué.  Estaban listos a conquistar a los habitantes y a tomar posesión de la Tierra Prometida.

LECCION No. 4.

PREPARATIVOS PARA LA CONQUISTA

Josué 5:1-12.

 

PROPOSITO

Comprender que las obras de Dios desaniman a sus enemigos; también entender el significado de restituir la circuncisión y la pascua.
INTRODUCCION

Debido al poco tiempo disponible no podemos estudiar cada capítulo del libro de Josué en ese trimestre.  Pero antes de entrar a estudiar el capítulo 5, es digno notar algunos puntos importantes del capítulo 4.  Al cruzar el río Jordán, hicieron un monumento de piedras tomadas del río para conmemorar el gran favor de Jehová hacia su pueblo en detener las aguas para que Israel cruzara hacia la Tierra prometida.  Fue un día en que Josué ganó la confianza y reverencia del pueblo de Israel, lo cual sería muy importante para él y para Israel en la conquista de la Tierra Prometida.

En este capítulo 5 veremos cómo la llegada del pueblo de Jehová afectaría la actitud de los habitantes de Canaán.  El pasaje también incluye la renovación de dos instituciones u obligaciones del pacto de Jehová con su pueblo.  Examinaremos el significado de todo esto y su importancia para nuestra vida hoy en día.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION.

  1. EL ENEMIGO SIN ESPERANZA.

(Josué 5:1)

  1. DIOS AYUDA A ISRAEL A CRUZAR EL RIO JORDAN

Al cruzar el río Jordán en seco trajo sentimientos de desánimo, temor y desesperación a los enemigos de Israel.  Sin duda el enemigo consideraba al río como una defensa natural, difícil de cruzar.  Durante el invierno o en tiempo de lluvia servía como una seguridad aún más fuerte.  Pero al darse cuenta que Israel había cruzado el río en seco, tuvieron que reconocer que su defensa tan segura, ya no era defensa.  No se podía dudar del gran poder del Dios de Israel.  Ante el Dios de Israel, el río sirvió como fuente de mucho ánimo para los invasores, en lugar de ser obstáculo.  Los enemigos tuvieron que reconocer que había «Alguien» que dominaba a la naturaleza.

  1. LOS ENEMIGOS SON CONFUNDIDOS POR EL PODER DE JEHOVA

Los enemigos de Israel «oyeron que Jehová había secado las aguas».  Se dieron cuenta que la fuerza de los israelitas no dependía de ellos mismos, sino de Otro más poderoso.  Esa fuerza dependía de Dios mismo.  Era una fuerza sobrenatural, que sus enemigos no sabían cómo pelear.

  1. JEHOVA DA CONFIANZA A ISRAEL

El que escribe esto recuerda muy bien la primera vez que experimentó los temblores de la tierra.  Antes, sin darse cuenta, confiaba mucho en la estabilidad de la tierra.  Pero después no pudo confiar.  Al ver sus piernas temblando por las vibraciones de la tierra, le trajo sentimiento de desesperación.  Una fuente de seguridad ya no era así.  Como hijos de Dios debemos ser conscientes de que sólo él es digno de toda nuestra confianza.  El punto de énfasis aquí es que Dios tiene dominio sobre todo y que cualquier fuente de confianza de este mundo nos puede fallar en cualquier momento, tal como el río Jordán como defensa para los habitantes de Canaán.  No olvidemos esto.  La única fuente de confianza segura es Dios.

 

  1. CIRCUNCISION REINSTITUIDA.

(Josué 5:2-9).

 

  1. SEÑAL DEL PACTO

Para Israel, la circuncisión servía como señal del pacto con Jehová.  Era una identificación de Dios con el hombre y viceversa.  No ser circuncidado significaba un quebrantamiento con el pacto y por tanto con Jehová.  No habían practicado la circuncisión desde la rebelión en Cades-Barnea (Números 14:1-35).  Por su incredulidad allí, no era apropiado practicar dicho rito.  Todos, menos Caleb y Josué, entre los hombres de más de veinte años en el tiempo de Cades-Barnea murieron en el desierto por el castigo de Dios que vimos en la lectura devocional.  Por tanto, todos, menos Caleb y Josué, no habían sido circuncidados.  Pero ahora Jehová tenía una generación de personas que habían demostrado fe y obediencia hacia él en sus victorias sobre dos reyes al lado este del Jordán y al cruzar el río Jordán.  Ahora, sí, el rito de la circuncisión tendría valor y significado.  Ahora era pueblo de Jehová, estaba ligado a su pacto.  Por tanto era necesaria ahora la señal de la circuncisión como una identificación con Jehová y con su pacto.

 

  1. LA OBEDIENCIA ES MAS IMPORTANTE

Ahora sigue una pregunta: ¿Por qué la circuncisión ahora, y aquí frente a sus enemigos y en su territorio?  ¿No fue un tiempo y lugar imprudente y peligroso para tal práctica?  (Hay que entender que la circuncisión deja al hombre incapacitado por algunos días).  Josué comprendía muy bien que la obediencia basada en el temor de Jehová era más importante que enfocarse primero en la mejor estrategia militar humana.  Josué estaba muy consciente de la incapacidad venidera frente a sus enemigos porque ya la había experimentado.  Pero su fidelidad a la voluntad de Dios era primordial, tanto como la preparación espiritual del pueblo era más importante que la militar.  Al tomar en cuenta todo, hubiera sido un riesgo mayor no circuncidar en el campamento, debido a ignorar su preparación espiritual.

  1. LA PREPARACION ESPIRITUAL ES INDISCUTIBLE

Nuestra preparación espiritual para una tarea es más importante en nuestra vida, no importando si somos pastores, líderes, miembros activos en la iglesia, o nuevos convertidos.  Para poder estar completamente disponibles para servir al Señor de todo corazón, hay que arreglar asuntos pendientes como deudas financieras, relaciones quebrantadas u otros.  Hay que liberarse de obligaciones para poder correr con paciencia la carrera que se tiene por delante.  ¿Está usted preparándose para la tarea que Dios le tiene por delante?  ¿Hay algo pendiente en su vida que es estorbo a su preparación espiritual?

 

III.  GUARDANDO LA PASCUA.

(Josué 5:10-12).

 

  1. EL RECUERDO DEL PASADO

El tiempo de la Pascua era el día catorce del primer mes (Exodo 12:18).  Aparentemente fue en este tiempo del año cuando entraron a la Tierra Prometida.  La celebración de la Pascua les ayudó a recordar cómo Jehová rescató a Israel de Egipto y cómo esto ayudó grandemente en su escape de Egipto.  El propósito verdadero de su escape de allí era de entrar y tomar posesión de la Tierra Prometida en la cual actualmente estaban.  ¡Qué apropiado era un tiempo de regocijo como este!  Dice el comentarista Blaikie en Beacon: «El recuerdo del pasado es a menudo una excelente preparación para las pruebas del futuro, y con igual frecuencia resulta ser un notable sostén al pasar por ellas.  La naturaleza misma de la pascua era mirar al pasado, y recordar la primera gran disposición de Dios de ayudar a su pueblo.  Era un precioso estímulo para la fe y la esperanza».

  1. DESPUES DE LA PASCUA, COMIDA NUEVA

El maná que Jehová proveía del cielo para Israel durante su peregrinación en el desierto cesó el día después de celebrar la pascua (Josué 5:11-12).  Fue así porque ya no había necesidad del maná.  Ya podían comer del fruto de la Tierra Prometida.  El maná era una manifestación de la intervención directa de Jehová en los asuntos humanos tanto como fue la provisión del fruto en la Tierra.  Se nota aquí el interés y la fidelidad de Dios hacia los suyos según la necesidad.

 

  1. DIOS HACE LO QUE EL HOMBRE NO PUEDE HACER

Alguien ha dicho que Dios no hace a través de una persona lo que él es capaz de hacer por sí mismo.  En el desierto no eran capaces de hallar su propia comida porque no había para tanta gente.  Pero en la Tierra que fluía leche y miel, había que comer del fruto de la tierra y precisamente en este momento cesó el maná.

 

PREGUNTAS PARA MEDITAR Y DISCUTIR

Por favor haga las siguientes preguntas de meditación a sus alumnos.  Esto tiene relación con los versículos 11 y 12.

  1. ¿Hay algún evento en su pasado que debe recordar con más frecuencia para que sea de ayuda y estímulo en pruebas futuras?
  2. ¿En cuáles áreas de su vida puede dar gracias a Dios por su fidelidad en su propia vida?
  3. ¿Hay algo en su vida que espera que Dios haga por usted, cuando en realidad es algo que él quiere que usted mismo haga?

 

  1. CONCLUSION

En esta lección hemos visto la manera en que Jehová, por medio de Josué, ayudó a Israel a prepararse para la guerra contra los habitantes de Canaán.  El énfasis fue en el área espiritual.  La estrategia militar ocupaba segundo lugar.  Su preparación espiritual les ayudaría mucho en sus batallas militares como veremos en la otra lección.

 

LECCION No. 5.

LA TOMA DE JERICO.

PROPOSITO

Comprender «la línea de mando» desde Dios hasta el pueblo y los resultados de respetarla plenamente.

Amado hermano: ¿Reconoce usted la línea de mando en su iglesia? ¿Sabia usted que el único que esta arriba de su Pastor, es Jesús,  no es el diacono ni el anciano o los miembros?

 

INTRODUCCION

Juntamente con Josué 5:13-15, el pasaje de estudio para hoy establece una línea de mando y la aplicación de ella. Cualquier buen soldado militar testificaría de la importancia de una clara línea de mando.  Esto es para evitar confusiones y para entender bien ante quién es responsable y quienes están bajo su cargo.  En muchos aspectos era así también para Israel.  Hay consenso entre los eruditos que el varón que apareció ante Josué era el Hijo de Dios.  El era «el comandante y jefe».  Ante él, Josué era responsable.  Bajo su cargo estaba el pueblo de Israel.  La responsabilidad del pueblo era seguir las instrucciones de Josué.

Vimos la semana pasada la preparación final para la invasión de Canaán.  Ahora veremos el principio del buen fruto de dicha preparación.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION.

  1. INSTRUCCIONES PARA LA MISION.

(Josué 6:1-7)

  1. LISTO PARA LA CONQUISTA

El encuentro de Josué con el Hijo de Dios en un lugar santo acababa de terminar (Josué 5:13-15).  En una manera divina Jehová le había llamado la atención a Josué.  Como nunca, Josué estaba listo a escuchar y seguir cuidadosamente la estrategia detallada y divina para la toma de Jericó.

  1. JEHOVA DICE QUE JERICO SERA CONQUISTADA.

(Josué 6:2-5)

En los versículos 2 al 5 vemos a Jehová comunicando a Josué una estrategia militar.  La estrategia empieza con una promesa: «Yo he entregado en tu mano a Jericó».  Esa promesa ayudó a Josué a tener la confianza y fe necesaria para poder cumplir las instrucciones siguientes.  Por normas humanas parece no lógica, sino ridícula la estrategia dada por Jehová.  Pero hay que recordar que Josué bien sabía quién era su comandante y Jefe; entendía que los pensamientos divinos son más altos que los humanos.

  1. CONTENIDOS DE LAS INSTRUCCIONES

Veamos brevemente las instrucciones que le fueron dadas a Israel antes de la toma de Jericó.

1) Que los sacerdotes llevaran el arca y siete bocinas de cuerno de carnero.

2) Que los hombres de guerra llevaran sus armas.

3) Que todos rodearan a la ciudad de Jericó, una vez  al día durante seis días.

4) Que rodearan los muros de la ciudad siete veces en el día séptimo.

5) Al escuchar el toque prolongado, deberían gritar a gran voz.

6) Al caer el muro todos deberían entrar a la ciudad.

  1. EL PROPOSITO DE LAS INSTRUCCIONES

¿Cuál fue el propósito de Jehová en dar tales instrucciones?  Maestro, puede hacer esta pregunta a su clase.  Se le sugiere las siguientes preguntas:

1) Probar y refinar la fe de Josué y todo Israel en Jehová.

2) Enseñarles claramente que Jehová es el comandante y jefe y que la batalla es de él.

3) Formar en el pueblo una actitud corporal de   reverencia hacia Jehová.

4) Enseñarles a no confiar en sus propios recursos y fuerzas.

  1. LA CLAVE PARA LA VICTORIA

Es interesante notar que el papel de los sacerdotes era más importante que el de los soldados.  Los soldados solamente tenían que rodear la ciudad y gritar en el tiempo señalado.  Los sacerdotes llevarían el arca y las bocinas delante del arca.  Hay que recordar que la batalla era de Dios.  Por eso los soldados no eran necesariamente la clave (véase Zacarías 4:6).  La clave para la victoria era y es la presencia activa y dinámica de Dios que fue representada en aquel entonces por el arca del pacto.

  1. IMPORTANCIA DE LA OBEDIENCIA.

(Josué 6:6)

En el versículo 6 podemos notar la obediencia inmediata de Josué: «Llamando, pues, Josué hijo de Nun a los sacerdotes, les dijo: Llevad el arca del pacto, y siete sacerdotes lleven bocinas de cuerno delante del arca de Jehová «.  Para Josué no era necesario cuestionar la estrategia ya recibida de Jehová, aunque quizá no la entendía muy bien.  Le bastaba conocer la fuente de las instrucciones y realizarlas al pie de la letra.  Por empezar de inmediato y pasarlas al pueblo, indica que él esperaba la misma obediencia de ellos.

  1. MISION CUMPLIDA.

(Josué 6:8-21).

  1. OBEDIENCIA COMPLETA

Posiblemente el mundo titularía su cumplimiento de «Obediencia cegada a un plan ridículo».  Sin embargo, en los ojos de la fe en Dios, el título más apropiado es «Obediencia completa y de corazón al Dios todopoderoso y fiel».

  1. NI UNA PALABRA DE MURMURACION

Todo lo que Jehová mandó a Josué en los versículos 2 al 5 fue cumplido por el pueblo en los versículos 12 al 21.  Fue una obediencia completa.  Además de su obediencia, no hay mención de ninguna palabra de murmuración o resistencia de parte del pueblo.

  1. TODO COMO JEHOVA MANDO

Al reflexionar en el pasado inmediato de Josué y el pueblo nos ayuda a apreciar su preparación para que obedeciera así.  Acababan de cruzar el río Jordán en seco durante el invierno.  Habían sido enseñados bien por Moisés acerca de la obra de Jehová a su favor en su breve historia nacional.  Llegaban a reverenciar y a respetar a Josué.  Por lo tanto su obediencia completa, espontánea y de corazón al plan único y divino no es tan sorprendente aunque sí muy ejemplar.

 

III.  LA MATANZA DE LOS HABITANTES.

  1. DIOS ORDENO A JOSUE EXTERMINAR A JERICO

Por medio de Josué, Jehová ordenó la matanza de todos los habitantes de Jericó.  Podemos decir con confianza que fue así por lo menos en parte por la desobediencia y falta de arrepentimiento de ellos.  Sabemos que Dios no quiere que nadie perezca sino que todos procedan al arrepentimiento (II Pedro 3:9).  Jehová les dio algunas advertencias a los de Jericó para darles la oportunidad de arrepentirse.  El comentarista Beacon señala algunas: 1) El peligro de los Israelitas armados que encabezaban la marcha.  2) Se daban cuenta de la fidelidad para con su pueblo en el cruce del mar Rojo, de las victorias en el desierto (2:10) y de la división de las aguas del Jordán.

  1. DIOS NO ADMITIRIA QUE SU PUEBLO HABITARA CON LOS PAGANOS

Debemos aquí tratar la pregunta siguiente: ¿Por qué permitió y ordenó tal matanza?  Los habitantes de Jericó y Canaán en particular practicaban mucho la impiedad.  A pesar de las advertencias y su conocimiento del Dios verdadero no querían arrepentirse, con excepción de Rahab.  También, Salmo 24:1 dice que el mundo y todo lo que habita en él es de Jehová.  Es dueño de todo.  Tiene derecho de hacer lo que quiere con lo que le pertenece.  Por ser santo no podía ignorar la presencia de impiedad en su mundo.  Hace siglos Jehová prometió dar esa tierra a los descendientes de Abraham (Génesis 15:13-16).  Jehová en su sabiduría, sabía que la maldad de los habitantes no podía coexistir con él mismo y con su pueblo Israel.  Lo que no debemos hacer hoy es usar este evento y otros semejantes para justificar el matar a otro, etc.  El tono general de la Santa Escritura, especialmente en el Nuevo Testamento es de amar, perdonar, convertir al enemigo (Juan 3:16-18; I Corintios 13:4-7; Mateo 5:38-48 etc.).

  1. LA SALVACION DE RAHAB Y SU FAMILIA.

(Josué 2:13,14; 6:17,23,25)

Una de las partes bellas de la toma de Jericó es el rescate de la ramera Rahab y su familia.  Ella dio posada y protegió a los espías Israelitas como vimos en el capítulo 2.  Creyó en Jehová y en que Israel era su pueblo.  Pidió rescate de los espías al llegar el tiempo de la toma.  En el versículo 17, Josué ordenó su rescate y así fue en versículo 23.  Después ella fue incorporada entre el pueblo judío.  Llegó a ser la suegra de Rut y la bisabuela de David y parte de la genealogía de Jesucristo.  Además está incluida en la lista de Héroes de la fe en Hebreos 11:31.  ¡Qué muestra de la misericordia de Dios!

 

  1. CONCLUSION

La historia de la toma de Jericó es una de las más conocidas en el Antiguo Testamento.  También está repleta con lecciones espirituales para el pueblo de Dios.  Para ayudar con la aplicación de estas lecciones, sigue una lista de preguntas en que usted, Pastor o maestro y sus alumnos pueden meditar.

1) ¿Mora en usted el Espíritu Santo?  ¿Le da toda la atención que quiere?  (Josué 5:13-15).

2) ¿Hay promesas que Dios le ha dado que no se han cumplido?  ¿Será algo que le toca hacer a usted?  (Josué 6:2).

3) ¿Tiende a confiar en su propia prudencia más que en fijarse en Jehová?  (Josué 6:2-5; Proverbios 3:5-6).

4) ¿Hay áreas en su vida donde no quiere obedecer al Señor?  ¿Está consciente del peligro de esta actitud?

5) ¿En qué manera puede testificar cómo Dios le ha preparado en el pasado para lo que está haciendo ahora?.

 

LECCION No. 6.

PECADO Y LAMENTO.

 

PROPOSITO

Aprender acerca de las consecuencias del pecado de Acán:  1) Afectó a otros.  2) No podía ser escondido para siempre.  3) Fue progresivo en naturaleza; 4) La raíz de su pecado tenía que ser destruida.
INTRODUCCION

El cruce del río Jordán y la toma de Jericó eran parte de una cumbre, es decir, un evento muy sobresaliente en la vida de la nueva nación hasta ahora.  Pero en el capítulo 7 vemos uno de los eventos más triste y lamentable en toda su historia, y es el pecado de Acán con todas sus consecuencias tan trágicas para él y para toda la nación israelita.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION.

  1. ISRAEL HUMILLADO.

(Josué 7:1-5).

 

  1. LA IRA DE JEHOVA SE ENCENDIO CONTRA SU PUEBLO

En 6:18 Josué dio la orden de no tomar ni tocar del anatema (cosas separadas para la destrucción).  De otro modo traería destrucción al pueblo de Israel.  Pero Acán, de la tribu prestigiosa de Judá, tomó del anatema (7:1).  Jehová, por ser santo y justo, encendió su ira contra su pueblo.  Fíjese bien que su ira fue dirigida no solamente a Acán sino al pueblo en general.  Cuando es evidente que Dios no está bendiciendo a una iglesia o una obra, hay que acercarse a él para ver si hay pecado dentro del grupo.  El pecado de uno puede afectar o contaminar al grupo entero (I Corintios 5:6).

 

  1. NADA SE PUEDE HACER SIN LA AYUDA DE DIOS

Josué todavía no se daba cuenta del pecado.  Envió algunos a Hai para que le trajeran un informe para ayudarle a planear el próximo ataque.  Los enviados aconsejaron a Josué que no era necesario enviar más de dos a tres mil soldados armados porque los del pueblo de Hai eran pocos.  Josué aceptó su recomendación sin saber que irían sin la ayuda de Dios.  Sin la ayuda de Dios, nada podemos hacer nosotros para su honra y gloria.  ¿Ha procurado hacer cosas para el Señor sin contar con su ayuda y confianza sólo en su propia fuerza y sabiduría?  ¿Cómo le fue?.

 

  1. LA DERROTA DE ISRAEL ANTE EL PUEBLO DE HAI

En esta batalla con los hombres de Hai, Israel fue rotundamente derrotado por la desobediencia de uno.  Todos los soldados huyeron delante de los de Hai y 36 perecieron.  Además el ánimo y corazón fuerte del pueblo llegó a ser «como agua».  No hay nada que trae desánimo a una iglesia u otro grupo similar como una derrota espiritual.  Como se escribió arriba hay que acudir a Dios en humildad, derramando su corazón.  Así respondió Josué.

 

  1. ORACION A JEHOVA Y SU RESPUESTA.

(Josué 7:6-15).

 

  1. JOSUE Y LOS ANCIANOS EN HUMILLACION

Josué y los ancianos primero respondieron.  1) Rompieron sus vestidos.  2) Echaron polvo sobre sus cabezas (vs. 6).  Fue una reacción común (Job 2:12; Lamentaciones 2:10; Ezequiel 27:30).  Generalmente indicaba aflicción o también espíritu de humillación y confesión.

 

  1. ELEMENTOS DE LA ORACION

Parecen ser dos elementos principales en la oración de Josué en los versículos 7 al 9.  Primero, la derrota daría nuevas esperanzas para los enemigos.  Josué sentía que ahora el enemigo tenía la ventaja y que bien podrían ahora destruir a Israel.  También estaba preocupado por el deshonor que vendría sobre el «gran nombre» de Jehová.

 

  1. ORACION ESCUCHADA

El comentario Beacon señala algunos rayos de fe en la oración de Josué: 1) El hecho que oró indica su fe en el poder divino.  2) El reconocimiento de pasar el Jordán indica que todavía poseía fe en un Dios poderoso.  3) Su comprensión de que Israel nunca debía dar la espalda al enemigo indica su fe en Uno que siempre daría la victoria.  Es una oración sincera con corazón abierto, con Josué luchando para comprender a su Dios cuyos caminos y pensamientos eran más altos que los suyos.  Pero Jehová siendo fiel a su siervo, no quedó con sus brazos cruzados, sino escuchó y respondió a la oración.

 

  1. LA RESPUESTA DE JEHOVA

La respuesta de Jehová a Josué se encuentra en los versículos 10 al 13.  No gastaba tiempo Jehová por decirle la razón de la derrota en Hai.  Israel había pecado.  Israel había pecado como nación.  El término plural es usado ocho veces en los versículos 10 y 11.  Una persona pecó por cierto, pero la nación entera era culpable ante Jehová, y estaban sufriendo las consecuencias.  Es interesante notar que el pecador en particular no se menciona.  En parte es porque en aquel momento no era relevante o importante.  Lo importante aquí es que Josué y todo Israel tenían que aprender que la nación entera era culpable y la naturaleza de ese pecado contra Dios de tomar del anatema era corporal.

 

  1. EL PECADO DEL PUEBLO

El pecado tenía varias fases (7:11).  1) Simplemente por pecar habían roto el pacto con Jehová.  El no había abandonado a Israel como pensaba Josué en su oración sino que Israel había abandonado a Jehová.  2) Tomaban del anatema, algo separado para Dios para destrucción.  3) Hurtaban.  Robaban algo que pertenecía a Jehová.  4) Mentían.  Por no confesar su pecado era igual a mentir.  5) Lo guardaban entre sus enseres.  Lo escondieron en el intento de engañar a Dios y al resto de Israel.

  1. TODAVIA HABIA ESPERANZAS

La única esperanza para Israel era quitar de en medio de ellos el anatema (7:13).  Para poder hacerlo, Jehová mandó a Josué que santificara al pueblo, es decir, prepararse para «hacer negocio serio con Dios».  Por medio de una pesquisa (investigación) por tribus, familias, casas, y por fin varones, Jehová iba a revelar el individuo culpable (7:14).  Este debe ser quemado juntamente con toda sus posesiones (7:15).  Su pecado había causado la muerte de treinta y seis soldados, y la justicia de Dios demandaban nada menos que la muerte del culpable.
III.  DESCUBRIMIENTO DEL CULPABLE, SU CONFESION Y SU CASTIGO
(Josué 7:16-26).

 

  1. BUSCANDO AL CULPABLE

Siguiendo las instrucciones de Jehová, los hombres de todas las tribus se hicieron presentes para la pesquisa (7:16-18).  Entre las tribus, Judá fue tomada por Jehová; la familia de Zera fue tomada de entre las de Judá; entre las familias de Zera salió la casa de Zabdi; Jehová tomó a Acán de entre los varones de Zabdi.

 

  1. EL CULPABLE DESCUBIERTO

Acán pasó adelante y empezó a hablar.  Aunque era responsable por la muerte de los soldados y por la derrota en general, reconoció que había pecado contra Dios primeramente (7:20).

 

  1. TRES ESCALONES DEL PECADO

Su confesión revela los tres escalones de pecado que resulta en la ruina:  1) El ver con los ojos.  2) Codiciar con el corazón.  3) La acción.  Seguidamente se presenta una comparación de la tentación de Acán y la de José en la casa de Potifar en Egipto.

 

JOSE ACAN
CIRCUNSTANCIAS Jefe de la casa; la esposa de Potifar quería que durmiera con ella; estaba solo en casa con ella;  ella probablemente parcialmente desnuda. Participaba en la toma de Jericó con el resto de Israel;  recibió las órdenes de Josué de no tomar del anatema; entró en la ciudad con los demás al caer el muro, vio el anatema.
ACTITUDES Rechazó su petición cada vez; vio su petición y deseo como pecado contra Dios. Vio que el anatema era codiciable; lo codició en su corazón.
ACCIONES Salió corriendo; huyó de la tentación físicamente. Se quedaba mirando al anatema; cuando estaba solo, lo tomó y lo escondió.
RESULTADOS Eventualmente exonerado llegó a ocupar segundo puesto después del  rey; salvó la vida de muchos. Murieron 36 soldados en una derrota militar; se desanimó todo el pueblo; su pecado fue descubierto totalmente; él y sus hijos fueron apedreados y quemados.

Hermanos, todos somos sujetos a tentaciones; lo que da el resultado final es cómo reaccionamos ante ellas.  José no le dio lugar a la tentación para que creciera y madurara en su mente.  Al llegar la crisis, José huyó de la tentación.  Acán no hizo así.  Proverbios 4:14-15 ha sido de ayuda en esta área para el que escribe: «No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos.  Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa».  Sigamos el ejemplo de José y al Señor con todo nuestro Corazón y toda nuestra mente.

 

  1. CONCLUSION

Los acontecimientos en este capítulo son tristes por cierto.  Pero podemos apreciar el peligro del pecado por la omnipresencia de nuestro Dios justo.  También debemos admirar la actitud de Josué y el pueblo en general en obedecer a Jehová en quitar de en medio de ellos el anatema, un proceso muy costoso sin duda pero muy necesario.  Ayudaría mucho a Israel en los días y años futuros como veremos en las semanas siguientes.

LECCION No. 7.

ENGAÑADOS POR LOS GABAONITAS

PROPOSITO

Comprender la unidad de la oposición, la astucia de los gabaonitas, la fidelidad de Josué y los príncipes a su palabra.

 

INTRODUCCION

La raíz del pecado durante la toma de Jericó fue desarraigada.  Por eso, Israel tenía de nuevo la ayuda de Jehová, siguiendo un plan divino de ataque.  Josué y sus soldados tomaron y destruyeron a Hai.  Después de esa victoria, y siempre dando prioridad a la preparación espiritual, Josué leyó toda la ley de Jehová a toda la congregación de Israel (capítulo 8).  Hoy seguimos con esta historia culminante en la historia de Israel.  Debido a las victorias maravillosas sobre Jericó y Hai, los de la oposición hacían planes para defenderse contra la creciente amenaza de Israel y su Dios.  Pero entre la oposición, hubo un grupo, de Gabaón, que procuró hacer alianza con Israel en vez de pelear contra él.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION.

 

  1. UNA COALICION ENTRE LA OPOSICION.

(Josué 9:1-2)

  1. «CUANDO OYERON ESTAS COSAS» .

(Josué 9:1).

«Estas cosas» se refiere a las grandes victorias que Jehová le había dado a Israel:  1) Cuando cruzaron el río Jordán.  2) Cuando destruyeron a Jericó y a Hai.

  1. «SE CONCERTARON PARA PELEAR»

(Josué 9:2).

Se nota aquí el tono de emergencia y desesperación.  Los heteos, amorreos, cananeos, etc., tenían sus diferencias personales.  Parece que sólo se unían así en tiempos de emergencia para la protección mutua.  La formación de esta alianza muestra el temor de la oposición hacia Israel y el que actuaba a su favor.

 

  1. PACTO CON FORASTEROS.

(Josué 9:3-15).

 

  1. DECIDIERON BUSCAR LA PAZ CON ISRAEL

A pesar de esta alianza grande hubo un rey y su pueblo que decidieron buscar la paz con Israel.  Eran de Gabaón.  Ese territorio estaba compuesto de cuatro ciudades (9:17).  Gabaón estaba ubicada a algunos pocos kilómetros al suroeste de Hai.  Sabían bien que Josué nunca entraría a una alianza o acuerdo con un pueblo vecino.

 

  1. EL ENGAÑO DE LOS GABAONITAS

Por tanto sabían que para lograr su propósito, tendrían que intentar engañar a Josué y a los demás líderes de Israel.  ¿Cómo procuraron engañarlos?  Veamos algunos elementos de sus astucias:
1) Daban la apariencia de venir de lejos.  Lo hicieron por andar con sólo cosas viejas y gastadas: ropa, zapato, comida (9:4-5).  Además, a pesar de darse cuenta de las victorias sobre Jericó y el pueblo de Hai, sólo hicieron mención de las victorias de Israel en el otro lado del Jordán y en Egipto (Josué 9:9-10).  En esto daban a entender que venían de lejos por no mencionar esos eventos tan recientes, sino los eventos que tuvieron lugar meses o años antes.

2) Daban la impresión de ser temerosos de Jehová por darle el crédito por los eventos ya mencionados (vss. 9 y 10).  3) Decían que querían ser como siervos a Israel.  La verdad es que temían por sus propias vidas a causa de Jehová e Israel.  Es probable que Gabaón, su propio territorio, hubiera sido el próximo enfoque para Israel.  Ser sus siervos o esclavos, era mejor que la muerte para ellos.

 

  1. EL PELIGRO DE NO CONSULTAR CON JEHOVA

Josué escuchó sus palabras y las creyó.  Hizo paz con ellos, así salvando sus vidas (9:15).  Pero no habían consultado con Jehová, ni de parte de Josué, ni de los demás líderes.  Concederles la vida contradecía el mandamiento de Jehová de destruir totalmente todos los habitantes de la Tierra (Deuteronomio 7:1-2).  Pero al mismo tiempo, Josué creía que venían de lejos y por tanto fuera de las fronteras de Canaán.  Como sea, lo cierto es que no se comunicó con Jehová antes de hacer la alianza.

  1. SE DEBE ESTAR EN COMPLETA ALERTA

El comentarista Beacon sugiere algunas lecciones que podemos aprender aquí:

1) Los ojos no revelan toda la verdad.

2) Hombres piadosos pueden ser engañados por los que quieren aprovecharse de ellos.

3) Los que pretenden ser espirituales pueden lograr que las personas de veras espirituales bajen la guardia, revelando cosas que no deben.  Por eso debemos estar en una alerta total.

 

III.  EL JURAMENTO GUARDADO.

  1. EL JURAMENTO Y LA LEY

Bajo la ley de Moisés, Israel tenía permiso de Jehová para jurar en su nombre (Deuteronomio 6:13) y así debían ser cumplidos tales juramentos.  Pero nosotros que somos hijos de Dios por medio de un pacto superior, el de Jesucristo, no debemos hacer juramento de ninguna forma (Mateo 5:34).  Nuestro deber es de ser honestos y fieles a nuestra palabra para que nuestro «sí» sea «sí» y no otra cosa, y lo mismo con nuestro «no» (Mateo 5:37).  Así no hay necesidad de jurar para hacer más veraz lo que testificamos.

  1. LA REACCION DE ISRAEL ANTE EL ENGAÑO DE LOS GABAONITAS

Al darse cuenta el pueblo de Israel acerca del juramento con el cual habían hecho pacto con sus vecinos «engañadores», empezaron a murmurar (Josué 9:18).  No querían convivir con tales gentes.  Estaban conscientes del mandamiento ya mencionado en Deuteronomio 7:1-2, querían obedecerlo.  Ya habían tomado a Hai y estaban listos ya para derrotar a su próxima víctima, precisamente Gabaón.

 

  1. LOS LIDERES ISRAELITAS SE MANTUVIERON EN EL JURAMENTO

A pesar de las murmuraciones, los que habían jurado, Josué y los príncipes, se mantenían fieles a su palabra.  Sin duda, les dolía y les costaba.  Eran igualmente conscientes de algunas consecuencias de su juramento.  Podemos observar acá altas normas de ética de los líderes de Israel en este momento.  Ahora es apropiado preguntarnos, ¿hasta que punto queremos cumplir nuestras promesas a Dios y a otros?  ¿Hasta que nos convenga?  Ojalá que sea más allá.  Tal deseo es de Dios, porque Jesucristo mismo dijo en nuestro texto para memorizar, «Pero sea vuestro hablar: sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, del mal procede» (Mateo 5:37).

 

  1. CONCLUSION

Al fin de cuentas, los gabaonitas querían misericordia; sabían que estaban bajo la sentencia de muerte; reconocían la superioridad de Dios del Israel sobre sus propios dioses.  Al mismo tiempo Josué y los príncipes de Israel fueron conmovidos por misericordia.  Pero en un sentido, su corazón dominaba su mente, se les olvidó consultar a Jehová.  Esta decisión no traía muy malas consecuencias luego, pero sí, tendría implicaciones muy significantes más tarde en la historia.  El no echar afuera a todos los habitantes de Canaán permitía la introducción de dioses ajenos a los israelitas.  La eventual adoración de ellos fue una causa principal de su caída como nación.

 

LECCION No. 8.

LA CONQUISTA DEL SUR DE CANAAN

Josué 10:1-15.

PROPOSITO

Comprender que los milagros hechos por Dios en este pasaje muestran que Dios hace milagros en los siguientes casos:  1) De acuerdo a su propósito.  2) Según las necesidades de su pueblo.

 

INTRODUCCION

Aunque conceder vida a los gabaonitas fue un error, hay que reconocer los beneficios obtenidos por tal arreglo.  Israel ahora tenía una base para operaciones militares en Gabaón y soldados fuertes (10:2) para ayudar en las varias fases del combate.  Esto resultó en una ventaja para Josué en la conquista del sur de Canaán que veremos hoy.  Lo cierto es que Josué no estaba pensando en estas cosas cuando hizo el arreglo por pensar que eran de lejos.  Referente a este punto, Beacon cita Romanos 8:28, como ejemplo de como Dios usa «todas las cosas para el bien de su pueblo».

 

 DESARROLLO DE LA LECCION.

 

  1. LA CONFEDERACION DE LOS CINCO REYES.

(Josué 10:1-5)

 

  1. ENOJO DE LOS ENEMIGOS POR LA ALIANZA DE GABAON E ISRAEL

El rey de Jerusalén temía mucho al aprender de la conquista de Israel de las ciudades de Jericó y Hai (capítulos 6 y 8).  Se enojó con los de Gabaón por su alianza de paz con Israel (capítulo 9).  Esa alianza era una amenaza no pequeña por el hecho de que Gabaón era ciudad grande con hombres fuertes (Josué 10:2).

 

  1. CINCO REYES SE UNIERON PARA LA LUCHA

Por la ubicación de Jerusalén y otras ciudades alrededores, era lógico pensar que Israel se dirigía allí.  Jerusalén quedaba cerca de Jericó y de Hai y de Gabaón.  Debido a esa amenaza, el rey de Jerusalén, organizó a cuatro reyes más juntamente con él, siendo los reyes de Hebrón, Jarmut, Laquis y Eglón (Josué 10:3-4).

PASTOR o MAESTRO, ayude a sus alumnos a localizar a estas cinco ciudades, incluyendo a Jerusalén en los mapas de sus Biblias.

Estas ciudades eran como estados que funcionaban independientemente.  Pero en emergencias, por ejemplo, en tiempos de guerra se unían para un fin común.  En este caso era la mutua protección contra Israel y Gabaón.

 

  1. DECIDIDOS A CASTIGAR A GABAON POR SU DESLEALTAD

Se unieron los cinco reyes con sus ejércitos para pelear contra Gabaón (10:5).  Aparentemente decidieron procurar atacar y castigar a Gabaón por su deslealtad en unirse con Israel y su Dios.  Unas victorias sobre Gabaón debilitaría a Israel, según su manera de razonar.

¿Ha experimentado la oposición del diablo inmediatamente después hacer un nuevo voto con el Señor?

Así pasó con Gabaón.  Ya se habían identificado con Jehová y luego tenían que enfrentarse a estos ejércitos bien fortificado.

 

  1. VICTORIA SOBRE LA CONFEDERACION.

(Josué 10:6-11).

 

  1. EMPEZARON A ATACAR A GABAON

Los enemigos empezaron a atacar a Gabaón.  En el principio, los gabaonitas trataron de defenderse por sí mismos.  Pero luego reconocieron que no podían.  Entonces se aprovecharon de su alianza con Israel.  Enviaron representantes a Josué rogándole que no les abandonaran en su tiempo de necesidad (10:6).

 

  1. HONRARON SU PACTO CON GABAON

Josué respondió con todo el pueblo de guerra y hombres valientes (10:7).  Honraron su pacto con Gabaón.  Aquí se aplica el dicho, «dos males no hacen un bien».  Fue un error humano de hacer paz con Gabaón como ya hemos visto.  Pero no cumplir su juramento hubiera sido un pecado también.  Israel no permitiría una cadena de errores y pecados en este caso.  «Se dijeron, si erramos una vez, pero no erraremos otra vez con la ayuda de Dios».  Así hicieron.  Que sea así en nuestra actitud hacia el pecado.

  1. «NO TENGAS TEMOR DE ELLOS»

Es posible que Josué e Israel habían perdido un poco de confianza en sí mismos y en su seguridad de la ayuda milagrosa de Jehová debido a dicho error.  Jehová en su fidelidad y misericordia confirmó su ayuda en esta batalla: «No tengas temor de ellos; porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti».  Ahora Josué no tenía ninguna duda en cuanto a la victoria. ¿Agarremos y apropiémonos de las promesas que Dios nos da cuando nos encontramos en tiempos de desánimo o de incertidumbre.

 

  1. JEHOVA DERROTA A LOS ENEMIGOS DE ISRAEL

Vemos en los versículos 9 y 10 un ejemplo de colaboración entre Jehová y su pueblo Israel.  Para sorprender al enemigo, Israel subió de noche hasta Gabaón.  Probablemente en la madrugada empezaron a enfrentar al enemigo, muchos de ellos estando dormidos.  De allí Jehová «llenó de consternación» al enemigo.  La Santa Escritura sigue diciendo que Jehová les derrotó en Gabaón.  Los sobrevivientes entre los enemigos huyeron pero fueron perseguidos por los israelitas y Jehová.  Israel mató a muchos por la espada.  Pero Jehová hizo aun más por ellos.  Hizo que cayeran granizos desde el cielo trayendo la muerte de muchos más, aparte de los que murieron a espada (10:11).

 

III.  JEHOVA DETIENE EL SOL.

(Josué 10:12-15).

 

  1. EL PROPOSITO DEL MILAGRO

Otra vez podemos ver la actitud milagrosa de Jehová de acuerdo con la necesidad de su pueblo.  Jehová detuvo el sol según la petición de Josué.  ¿Por qué hizo Jehová este gran milagro no repetido en la historia humana?  Lo hizo para dar a Josué y a Israel el tiempo necesario para derrotar al enemigo.  Hubiera sido muy fácil para los enemigos de esconderse al ponerse el sol en el tiempo acostumbrado.  Más horas del día fueron necesarias para derrotar por completo al enemigo (véase Deuteronomio 7:1-2).

 

  1. EL PODER DE LA ORACION DE JOSUE

Observamos algo del efecto o resultado de la petición de Josué (vs. 12).  Su oración tenía el poder de influir en la acción y voluntad de Dios.  Por su oración, el Autor de la naturaleza suspendió algunas leyes de ella por detener el sol y la luna por un tiempo prolongado.  El comentario Beacon capta bien la fe de Josué en elevar tal petición.  «Josué no vaciló en convocar a las fuerzas del universo a trabajar contra aquellos que estaban oponiéndose a Dios».  Vale la pena meditar en Efesios 6:10-20 para ver la armadura que Dios nos ha dado para nuestro uso contra el enemigo.  ¿La estamos usando bien o como debemos?  ¿Hay alguna (s) que no estamos utilizando?

  1. JEHOVA NO ABANDONABA A ISRAEL

El pasaje de estudio para hoy nos enseña algunas cosas importantes acerca del carácter de Dios: 1) Es misericordioso.  Reconoció que en gran parte Israel respondió de ignorancia en hacer paz con los gabaonitas.  No lo dejó cuando llegaron a ayudar a Gabaón.  2) Es todopoderoso.  El granizo y el detener el sol y la luna, manifiesta su dominio sobre su creación.

 

  1. CONCLUSION

El resto del capítulo cuenta la conquista general de la región del sur de Canaán.  Obedecía todo lo que Jehová mandó (10:40), incluyendo la carnicería.  Hemos tratado esta cuestión antes, pero es digno de mencionar un poco más sobre lo mismo.  La moralidad de los habitantes era sumamente mala.  «vomitaron a sus moradores» (Levítico 18:25).  Los versículos 6 al 14 del mismo capítulo 18 tratan de algunas de sus prácticas casi no mencionables.  La matanza, entonces fue en parte un juicio divino sobre sus abominaciones.  Pero Dios permitió a Israel ser una nación que dio al mundo su Redentor.  ¡Aleluya! .

LECCION No. 9

EL PEDIDO DE CALEB

Josué 14:6-15.

PROPOSITO

Apreciar la fe profunda y dinámica de Caleb en Jehová y su resultante galardón.
INTRODUCCION

Por asuntos de espacio y tiempo no vamos a tratar los capítulos 11 al 13 detalladamente aunque hay bastante alimento espiritual allí.  El capítulo 11 contiene la conquista de la región del norte de la Tierra Prometida.  La ayuda divina y milagrosa de Jehová en esa campaña es evidente.

El capítulo 12 es un resumen de las victorias militares bajo la dirección, primero de Moisés (12:1-6) y después de Josué (12:7-24).  Finalmente en el capítulo 13 vemos una lista de tierra no conquistada todavía (13:1-7) y las herencias dadas a las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés en el lado este del Jordán (13:15-33).

En los capítulos 13 y 21, el tema general es de paz y del establecimiento de Israel en la Tierra Prometida.  El papel principal ahora de Josué es el de administrar el repartimiento de la tierra.  Hoy vemos el repartimiento de una parte a Caleb, un fiel siervo de Jehová por muchos años.
DESARROLLO DE LA LECCION

  1. ACERCA DE CALEB
  2. CALEB, PERSONAJE NOTABLE

Caleb es uno de los personajes más notables en la historia de la época desde el cruce del Mar Rojo hasta tomar posesión de la Tierra Prometida.  Solamente Moisés y Josué serían en la misma clase de fidelidad hacia Jehová y su servicio al pueblo israelita en ese tiempo.  Pero Caleb también era fiel en caminar con Dios.

 

  1. CALEB ERA HIJO DE JEFONE CENEZEO
    (Josué 14:6).

Según Beacon, Caleb era descendiente de Esaú, hermano de Jacob.  Quiere decir que no era judío por nacimiento.  Probablemente, una parte de su familia se había unido con la tribu de Judá antes del éxodo de Egipto.  Como Rahab que no era israelita por nacimiento, pero lo era por la fe.

 

  1. LA FE Y EL VALOR DE CALEB

No vemos su nombre mencionado con tanta frecuencia como los de Moisés y Josué.  Pero cuando leemos acerca de Caleb, no podemos evitar admirar su fe y valor.  Siguen algunos ejemplos:

  1. El fue escogido entre la tribu de Judá para ser su representante entre los doce espías enviados por Moisés para observar y reconocer la tierra y las gentes de Canaán (Números 13:17-20).  Al volver, debido al miedo y a la falta de fe en Jehová, de los doce espías, diez recomendaron que era mejor no tomar posesión de la tierra.

Caleb y Josué formaron la minoría con Caleb su portavoz.  Su recomendación es digna de notar aquí: «Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos» (Números 13:30).  En el mismo evento en Números 14:6-9), vemos a los dos siguiendo su argumento: Notemos las razones detrás de su argumento: a) Jehová sería el que entregaría la tierra (vs. 8); b) Temían más revelarse contra Jehová que al pueblo cananeo (vs. 9).

  1. Por haber seguido fielmente a Jehová, sólo Caleb, además de Josué entraría y heredaría la tierra (Deuteronomio 1:36).  Con relación a esto Números 32:12 dice que «Caleb y Josué fueron perfectos en pos de Jehová».
  2. LA BASE DE SU PEDIDO
    (Josué 14:6-11)
  3. CREDENCIALES DE CALEB

El fue el primero que pidió una herencia específica al lado oeste del Jordán.  Caleb no presentó su solicitud así no más.  Empezó citando sus credenciales que formaban la base de su petición.  Son las siguientes:

1) Trajo un informe favorable a Moisés en Cades-barnea según las convicciones de su corazón (14:7) como ya vimos arriba.  Creía posible lo que los demás creían que era imposible.

2) Seguía a Jehová de todo corazón (14:8).

3) Moisés confirmó que era seguidor fiel en pos de Jehová (14:9).  Para Moisés esto fue la base de su derecho de heredar de la Tierra Prometida.

4) A pesar de tener ya ochenta y cinco años de edad, dijo que era más fuerte ahora que hace cuarenta años (14:10-11).  Fíjese cómo había mantenido su fe y valor tras los años.  Para Caleb toda la vida era una aventura espiritual con Dios sin cesar.

5) Creía que tenía fe y fuerza para echar fuera a los anaceos, comúnmente considerados como gigantes, y de destruir sus ciudades fortificadas (14:12).

  1. PREGUNTAS IMPORTANTES

Pensando en estas credenciales de Caleb, podemos reflexionar sobre algunas preguntas.

  1. ¿Hay uno o más asuntos en su propia vida o en su iglesia en que sabe cuál es la voluntad de Dios, pero le parece imposible realizarla?
  2. ¿Hay algún estorbo en su vida que le prohíbe a usted de seguir a Dios con todo corazón?  Si quiere seguir así, ¿Está orando o buscando consejos de personas maduras en su iglesia para ver cómo tal estorbo puede ser removido o sobrevenido?
  3. ¿Qué dicen sus autoridades espirituales?  ¿Dicen que es fiel seguidor de Cristo como Moisés lo dijo acerca de Caleb?
  4. Está optimista acerca de su vida espiritual?  ¿La considera como una buena aventura para toda la vida como la consideraba Caleb?
  5. Ancianos, ¿será que Dios tiene para ustedes una nueva tarea que quiere que empiecen a desempeñar con relación a su familia y su iglesia.

III.  EL PEDIDO SOLICITADO Y CONCEDIDO
(Josué 14:12-15)

  1. FINALMENTE, CALEB PIDIO

Caleb solicitó el territorio alrededor de Hebrón.  No estaba buscando un lugar tranquilo para pasar los últimos años de su vida avanzada.  El jubilarse estaba lejos de su mente. Todo el territorio que solicitó no lo había conquistado completamente.  Había allí todavía algunos hombres gigantes del pueblo anaceo con sus ciudades «grandes y fortificadas» (vs. 12).  Subyugar un territorio así no sería fácil.  Pero de acuerdo con su madurez espiritual, Caleb pensaba más en la promesa de Dios para poseer toda la Tierra y en su Dios que era fiel y poderoso para cumplir su promesa que en la dificultad de la tarea.  Quien esto escribe tiene una tarjeta en su escritorio que dice: «Dios es más grande que cualquier problema que tengo».  ¿Tiende a enfocarse más en sus problemas o en nuestro Dios que es suficiente para resolverlos en la manera adecuada?

  1. JOSUE BENDICE A CALEB
    (Josué 14:13-14)

Josué bendijo a Caleb y le concedió su herencia (vs 13).  La base para concedérsela fue que Caleb «había seguido cumplidamente a Jehová» (vs. 14).  !Qué ejemplo lo que tenemos de Caleb en fe, valor y perseverancia!

  1. CONCLUSION

Como un soplo de aire fresco, «la tierra descansó de la guerra» (14:15).  Hubo paz en la tierra.  Dios dio esa paz, sólo él por medio de su Hijo puede dar la paz verdadera a nuestro corazón.  Esta paz no es la sencilla ausencia de conflicto en el corazón.  Es más el dominar y subyugar el egoísmo, los deseos desordenados del hombre, etc.  Es conocer el amor perfecto de Dios.  ¿Conoce esta paz?  Si la conoce, no deje de expresar su gratitud a él.  si no, puede buscarla acercándose a él en oración pidiendo: 1) Que él le examine.  2) Que le revele si hay en su corazón algo de perversidad.  3) Que le guíe en la senda eterna (Salmo 139:23-24).

 

LECCION No. 10.

CIUDADES DE REFUGIO.

Josué 20:1-9.

 

PROPOSITO
Comprender: 1) Las razones por las que se establecieron las ciudades de refugio.  2) El proceso de juicio de los homicidas.  3) Cómo esa provincia muestra la justicia y la misericordia de Dios.

INTRODUCCION

En los capítulos l5 al 19 vemos en general la continuación de la división de la Tierra entre las tribus.  Había algunas ciudades y algunos territorios no conquistados en Canaán (Josué 13:1-5).  Josué ordenó que cada tribu fuera responsable de subyugar a los habitantes en su respectivo territorio.  Por ejemplo, las tribus de Efraín y Manasés eran responsables de echar fuera a los habitantes que quedaban en su territorio designado y heredado (17:17-18).

Los capítulos 20 y 21 contienen algunas designaciones especiales.  Josué designó ciudades para la tribu de Leví (cap. 21).  Por varias razones no recibió una herencia como las demás tribus: 1) Su servicio sacerdotal para el Señor era su herencia.  2) El Señor su Dios era su herencia (Josué 13:33).  3) Los sacrificios de Jehová eran su herencia (13:14).  Pero prácticamente hablando tenían necesidad de vivienda y pastos para su ganado.  Moisés mandó provisiones para esa necesidad (Números 35:2-5), Josué les designo ciudades y sus alrededores.
 DESARROLLO DE LA LECCION

I.  LA NECESIDAD DE CIUDADES DE REFUGIO
(Josué 20:1-3)

A.  EL PROPOSITO DE LAS CIUDADES DE REFUGIO

Desde la salida de Egipto hasta el tiempo de Josué, había necesidad de una distinción entre el homicida que mataba premeditadamente y el homicida que causaba la muerte de su prójimo impremeditadamente o por accidente (Exodo 21:12-13 y Números 35:9-28).  En ambos pasajes Jehová habló con Moisés con respecto a esta necesidad.  Pero sólo hasta ahora estaba Israel en condiciones de hacer sus arreglos necesarios por tener su propio territorio.

 

B.  HABIA QUE PROTEGER AL QUE MATO A OTRO POR ACCIDENTE

La necesidad principal era de proteger al homicida que mató a alguno por accidente.  Había necesidad de protección del vengador de sangre, por ejemplo: «el que fuere con su prójimo al monte a cortar leña, y al dar su mano el golpe con el hacha para cortar algún leño, saltare el hierro del cabo, y diere contra su prójimo y éste muriere; aquel huirá a una de estas ciudades, y vivirá allí; y no sea que el vengador de la sangre, enfurecido, persigue al homicida y le diere muerte no debiendo ser condenado a muerte por cuanto no tenía enemistad con su prójimo anteriormente».  Es interesante notar que no sólo protegió al homicida de la muerte no merecida sino también al vengador de sangre de cometer un homicidio premeditado.

 

C.  TENÍA SU BASE EN LA JUSTICIA

El propósito de ese sistema de ciudades de refugio era de hacer posible que la justicia pública interviniera entre el homicida y el vengador de sangre (Números 35:12).  Por tanto, esa protección tenía su base en la justicia.

 

D.  LA MANIFESTACION DE LA MISERICORDIA DE DIOS

No se puede evitar que se note la misericordia de Dios aquí.  Sin las ciudades de refugio, los homicidas no tendrían defensa ni mucha esperanza de salvar su vida.  Dios fue conmovido no solamente por su justicia sino también por su amor y misericordia de proveer esa protección para los necesitados.

 

II.  EL PROCESO DE JUICIO
(Josué 20:4-6)

A.  PROCEDIMIENTO PARA ENTRAR EN LAS CIUDADES DE REFUGIO

Al llegar a una ciudad de refugio, no podían entrar así no más.  En las puertas de las ciudades generalmente estaban ubicados los oficiales civiles de la ciudad (20:4).  A ellos tenía que presentarse el homicida con su caso, explicando lo que pasó, cómo fue el accidente, por qué merecía entrada, etc.  Si había suficiente evidencia de que el homicidio fue accidental, le darían entrada a la ciudad.

 

C.  EL HOMICIDA DEBIA COMPARECER EN JUICIO

Habitaba con los habitantes de la ciudad (20:4).  Quedaba allá hasta comparecer «en juicio delante de la congregación» (vs. 6).  Si fuera hallado culpable de homicidio premeditado, tenía que ser entregado a su vengador o familia de la víctima para ser castigado.  Eso era consistente con la justicia de Dios.  Por otro lado, si fue hallado culpable de sólo el homicidio no premeditado, seguía habitando en la ciudad.

 

D.  A PESAR DE SU INOCENCIA, NO PODIA SALIR DE LA CIUDAD

No podía salir de la ciudad al ser hallado inocente de homicidio.  Tenía que permanecer allá hasta la muerte del sumo sacerdote.  Había dos razones para esa regla.  Primero, es muy posible que su vida estaría en peligro por motivos de venganza si hubiera podido volver a su lugar muy luego.  Muchas veces con el tiempo, sentimientos de venganza y resentimientos desaparecían.  Era así especialmente cuando se daban cuenta que deveras fue un accidente.  En segundo lugar, aunque fue un accidente la muerte, es probable que fuera evitable o causado por negligencia.  El permanecer allá hasta la muerte del sumo sacerdote fue un tipo de castigo punitivo o moderado.

 

E.  EL SIGNIFICADO DE LA MUERTE DEL SUMO SACERDOTE

La muerte del sumo sacerdote tenía un significado por lo menos simbólico.  Fue una expiación vicaria.  Es decir, la muerte del sumo sacerdote libró al homicida de culpabilidad.  En un sentido, la muerte del sacerdote pagó la pena del acto de homicidio no premeditado.  Su nombre y su acto fueron «borrados de la lista».  Es fácil ver el paralelo en Jesucristo.  Es nuestro sumo Sacerdote para siempre (Hebreos 7:21).  Se ofreció una sola vez para los pecados de todos.  Como sumo Sacerdote en su muerte libró al homicida de cualquier culpa relacionada a su acto, así y en sentido mucho más amplio, Jesucristo, por su muerte, nos ha librado de la pena de nuestros pecados que es la muerte.  ¡Gloria sea a él!
III.  DESIGNACIÓN DE LAS CIUDADES DE REFUGIO
(Josué 20:7-9)

Seis ciudades fueron designadas para ciudades de refugio.  Tres estaban ubicadas al oeste del Jordán y tres al este de él.  Estaban esparcidas más o memos igualmente por todo el territorio para que todos tuvieran fácil acceso a una de ellas cuando era necesario.

 

IV. CONCLUSION

La provisión de las ciudades de refugio por Jehová eran muy necesarias y de acuerdo con las circunstancias de su día.  Demos gracias a Dios por su fiel y constante provisión para su pueblo en aquel entonces.

Para concluir, pensemos en lugares de refugio en nuestro contexto, dónde están y por qué los necesitamos.  Hay por lo menos dos lugares de refugio.  Uno es Dios mismo.  Tenemos acceso directo a él por la sangre de Jesucristo (Hebreos 10:19-22).  Podemos aprovechar de él por medio de la oración, tomando sus promesas para nosotros, meditando en su palabra, etc.  Otro lugar de refugio hoy es la iglesia.  Nos puede proveer consolación, protección, etc.

Hay buenas razones por las cuales debemos acercarnos a estos refugios.  Uno es para tener protección del diablo con sus ataques y de los poderes de la oscuridad en general (I Pedro 5:8; Efesios 6:12).  También como creyentes tenemos necesidad de una fuente de plena seguridad.  Esta viene de fe continua y activa en Dios y en la persona y obra de Jesucristo.  Así hay reposo y refugio para nosotros.  Hermanos, ¿estamos aprovechando estos refugios que Dios nos ha preparado hoy en día?

LECCION No. 11.

UN CONFLICTO RESUELTO

Josué 22:10-34.

 

PROPOSITO

Comprender: 1) Las razones por el mal entendimiento entre los dos grupos.  2) Los pasos para lograr el buen entendimiento y la reconciliación.  3) Algunas implicaciones para nosotros.

 

INTRODUCCION

Las tribus de Rubén, Gad y la medio tribu de Manasés pedían permiso a Moisés de recibir por herencia la tierra al otro lado, es decir, al este del río Jordán (Números 32).  Moisés se la concedió bajo la condición de que los hombres capaces para la guerra ayudaran en la conquista de Canaán al otro lado del río.  Josué les repitió la misma condición (Josué 1:12-18).

En los versículos que preceden al pasaje de estudio para hoy (22:1-9), Josué les felicitó por haber cumplido muy bien su tarea de ayudar en la conquista.  Les dio permiso de volver a sus familiares y a sus tierras.  Les exhortó a amar a Jehová y a obedecer sus mandamientos.

 DESARROLLO DE LA LECCION

I.  EL ALTAR «AJENO»
(Josué 22:10-12)

A.  LA EDIFICACION DE UN ALTAR GRANDE

Las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés se despidieron de los demás de su pueblo en Canaán.  Al llegar al río jordán, meditaban en la grandeza y el poder de Jehová en su ayuda divina en dar a Israel la Tierra Prometida y en su propio compromiso de seguirle fielmente.  Para conmemorar su gratitud y compromiso hacia él, «edificaron» un altar de grande apariencia» (22:10).  Su motivo parece ser bueno.

 

B.  EL ENOJO DE LAS OTRAS TRIBUS

Luego las tribus de Canaán se dieron cuenta de dicho altar.  Se molestaron mucho y se enojaron tanto que se juntaron para pelear contra su propia gente (22:12).  ¿Por qué?  Tenían sus razones.  Edificar un altar a un dios además de Jehová era idolatría.  Bien sabían que Jehová aborrecía esto.  También consideraban la construcción de un altar así como una amenaza a su seguridad nacional.
II.  EL COMITE DE FINEES
(Josué 22:13-20)

A.  EL PERSONAL DEL COMITE

El personal de este comité estaba formado por Finees quien era hijo del sacerdote, y un miembro principal de cada uno de las diez tribus en Canaán.  Representaban a la asamblea general (22:13-15).  Su misión era la de investigar la construcción del altar, sus motivos, consecuencias posibles, etc.  Observemos aquí a favor de las tribus de Canaán que no subieron a pelear así no más.  Investigaron el asunto antes.  Cuando alguien o algunos hacen algo que nos parece ser un mal que nos molesta, ¿escuchamos su historia antes de hacer una conclusión?
B.  LLEGARON A LOS DE LAS DOS TRIBUS

Llegaron a los de las dos tribus y media tribu de Manasés para entrevistarles.  Pero ya tenían algunas preocupaciones.  Es decir ya daban por sentado algunas cosas sin averiguar su veracidad.  Por ejemplo, pensaban que el altar representaba rebelión contra Jehová y un rechazo deliberado de él (22:16-19).  Pensaban también que significaba rebelión abierta contra las tribus de Canaán (vs. 19).

 

C.  FINEES, EL PORTAVOZ

Finees, el portavoz de las 10 tribus hizo recordar a las dos y media tribu de dos episodios desastrosos en su historia (22:17,20).  Primero fue la mortandad en Peor.  Israel practicaba la fornicación con las moabitas y después la idolatría con sus dioses (Números 25:1-9).  24,000 israelitas murieron en aquel día.  La otra referencia fue acerca del pecado de Acán que ya hemos estudiado.  Treinta y seis hombres murieron como resultado de ese pecado.  Ambos eventos tuvieron lugar hacía no muchos días.  Eran bien frescos en las mentes de todos todavía.  El motivo puro de Finees aquí es advertirles de las consecuencias posibles para todas las doce tribus de Israel debido a este supuesto pecado.
D.  OFRECIERON UNA SALIDA AL PROBLEMA

Es evidente que Finees y sus compañeros no solamente vinieron a regañarles, sino también para ayudarles a hallar una solución por el supuesto pecado.  Fines pensaba que la tierra de las dos y media tribu ya era inmunda (22:19).  Les invitaban a pasar al lado occidental del río para tomar su herencia allí y habitar entre las demás tribus.  Les ofrecían algo de su propia herencia.  Esta oferta grande mostraba su sinceridad en rectificar la situación.  Hermanos, de cierto hay veces cuando encontramos a hermanos en pecado o equivocándose.  Quien esto escribe ha observado que a veces la tendencia en tales casos es de disciplinar o castigar, etc., pero hay un paso más allá que es la restauración del tal hermano, o sea, estipular las medidas por las cuales puede recuperarse o rectificar la situación.  No es suficiente sólo estipularlas.  Si hay amor habrá deseo de velar para hacer lo posible para el beneficio del hermano.  Pablo nos dice en Gálatas 6:1 que debemos «restaurarle con espíritu de mansedumbre»… (porque) no sea que tú también seas tentado».

 

III.  UNA ACLARACION ABIERTA E INOCENTE
(Josué 22:21-29)
Siguen los puntos principales de su defensa:
1) Dios sabía que sus motivos eran puros (vs. 22-23).
2) Pedían que no recibieran misericordia si se hubieran rebelado contra Jehová (vs. 23).
3) El altar fue construido para protección basada en el temor de un mal entendimiento entre generaciones futuras de los dos lados del río Jordán (vs. 24).
4) Entendían muy bien que el único altar verdadero a Jehová estaba actualmente en Silo en Canaán (22:29; véase también Josué 18:1).
5) El altar fue edificado como testimonio entre los grupos (22:28).

IV.  RECONCILIACION
(Josué 22:30-34)

Los de Finees respondieron en una manera muy favorable a la aclaración de las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés acerca del altar.  Discernían la presencia del Señor porque nadie había actuado infielmente contra él (22:33).  Volvieron a sus hogares alabando al Señor, sin hacer ninguna mención de hacer guerra contra sus hermanos al otro lado del río (vs. 33).
V.  CONCLUSION

Este incidente nos sirve como un buen modelo de cómo resolver conflictos entre personas o grupos cristianos.  las tribus del occidente se enojaron en gran parte por motivo de celo santo sobre el asunto del altar y estaban listos a hacer guerra por ello.  Sin embargo, primero inquirieron y escucharon al otro lado.  Al escucharlo bien, se daban cuenta que no percibieron correctamente el asunto.  Los dos lados se reconciliaron y se regocijaron.  Además el asunto fue olvidado y no hubo resentimiento.  Sigue una lista de claves de este ejemplo para el cuerpo de Cristo en su ministerio de ser «pacificador» o «hacedores de paz» entre hombres:
1) No sacrificar sus convicciones si son bien basadas en la palabra de Dios.

2) Si una parte del grupo quiere hacer un proyecto grande (Ejemplo, el altar), debe buscar primero el apoyo y debe ser bien visto por todo el grupo.  Esto no hicieron las dos tribus y media.

3) Al darse cuenta del conflicto, ambos lados deben escucharse bien.

4) Siempre mantener en mente la búsqueda de una solución aceptable para ambos lados.

5) Dar gracias a Dios y alabarle a él, quien es la fuente de la solución.

LECCION No. 12

«AMEIS A JEHOVA VUESTRO DIOS».

Josué 23:1-16.

 

PROPOSITO
Al finalizar la clase, los alumnos deben comprender:
1) Jehová había luchado por Israel.
2) Lo que Israel debía hacer.
3) Las consecuencias de no hacerlo.

INTRODUCCION

Aparentemente Josué no estaba entre el comité encabezado por Finees que vimos la semana pasada.  Por su edad, avanzada, quizá era tiempo de entregar las riendas a sus sucesores.  De todos modos, estaba llegando el tiempo de que Josué se despidiera de su pueblo.  En las dos últimas lecciones veremos algunos discursos de Josué para el pueblo israelita.  Sus palabras finales debían haber sido muy importantes para Israel y también para nosotros como admiradores de la fe y el valor de este hombre de Dios.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION

I.  LA EXHORTACIÓN DE JOSUE
(Josué 23:1-11)

A.  JOSUE REUNIO A LOS LIDERES

Josué reunió a los líderes espirituales y civiles para hablarles (23:2).  Por la gran cantidad de israelitas, cientos de miles, no era posible hablarles a todos de una vez.
B.  EL ENFASIS DE LA EXHORTACION
(Josué 23:1-13)

En los versículos 1 al 13 se encuentra la palabra «Jehová», trece veces.  En esto Josué quería hacer incapié que Jehová era Señor o Dueño de todo, pero que al mismo tiempo era su Dios personal.  El era su Dios y no de otras gentes alrededores.  Quería hacerles comprender que él era su dueño, su cabeza, su líder.  Era a él que debían servir, a quien debían buscar para protección, amor, etc.
C.  JOSUE LES RECUERDA EL FAVOR DE JEHOVA

En estos mismos versículos Josué resumía lo que Jehová había hecho a favor de su pueblo: 1) Había peleado por ellos (23:3,10).  2)  Prometió echar de delante de ellos a los habitantes que quedaban (vs. 5).  3) Había arrojado de su presencia a naciones grandes y poderosas (23:3,9).  4) Les había dado buena tierra (vs. 13).  5) Les había dado reposo de sus enemigos (23:1).  ¿Hermanos, apartan tiempo regularmente, no solamente en el culto de dar gracias a Dios por lo mucho que ha hecho a su favor?  Dios quiere que lo hagamos (I Tesalonicenses 5:18).
D.  JOSUE LES RECUERDA LO QUE DEBIAN HACER COMO NACION

Mirando hacia adelante, Josué les decía lo que debían hacer como pueblo: 1) Tomar posesión del territorio de los enemigos que todavía quedaban según la promesa de Jehová (23:5).  2) Guardar esforzadamente la ley de Moisés como lo hacían hasta ahora (23:6,8).  3) No tener relaciones con las naciones que quedaban, ni darle ninguna lealtad a sus dioses (23:7).  4) Guardar diligentemente sus almas para que amaran a Jehová (23:11).

 

E.  EL EXITO DEPENDIA DE LA PREPARACION ESPIRITUAL

Todos estos puntos tienen que ver directamente con su relación con Jehová.  Es decir, su éxito en el futuro dependía en gran parte de su estado o preparación espiritual.  Es significante notar aquí que tal preparación u obediencia a Jehová era exactamente la clave para que Josué tuviera éxito (Josué 1:7).  Los Israelitas de experiencia sabían que la ayuda de Dios solamente estaba disponible cuando no había pecado en el campamento y cuando su fe tenía su enfoque puesto en Jehová.  La ayuda de Jehová sería mucho más importante que el número de soldados armados (Josué 23:10).  En nuestro caso, no importa la tarea, sea en el hogar, en el trabajo, en la escuela, etc.  Nuestra preparación espiritual y obediencia al Señor es lo más importante para prosperar.

 

II.  LA EXHORTACION NEGATIVA
(Josué 23:12-16)

A.  LA ALTERNATIVA DE DESOBEDECER

La alternativa de no obedecer a Jehová y de amarle se da a conocer en versículo 12.  Era de unirse en matrimonio con los habitantes que quedaran.  Es decir, casarse con adoradores de otros dioses.  El problema era en cuanto a las consecuencias a largo plazo, que Jehová bien podía ver.  De corto plazo era más fácil casarse y mezclarse que echarles fuera de la Tierra Prometida.  Quiere decir que la alternativa era más fácil y conveniente en el momento.  Estaban en reposo de guerra y sería difícil volver a la guerra.  Por su visión limitada acerca de las malas consecuencias y por su propensidad humana de pecar, Jehová por medio de Josué hacía sobresalir la importancia de rechazar la alternativa.

 

B.  EL INTENTO DE EVITAR UN MAL ESCOGIMIENTO

En su intento fuerte y directo de ayudarles a evitar el mal escogimiento, testificaba de la gran fidelidad de Jehová a sus promesas.  Acerca de ellas dice, «todas han acontecido, no ha faltado ninguna de ellas».  Pudo testificar así porque:  1) Porque Jehová era fiel.  2) Israel era fiel hasta aquel momento.
C.  NO DEBIAN MEZCLARSE CON LOS PAGANOS

Josué terminaba este discurso advirtiéndoles acerca de las consecuencias de mezclarse con los habitantes que quedaban.  Quería hacer todo lo posible para proteger a su pueblo de experiencias tan miserables.  Sigue una lista progresiva de tales consecuencias.  1) Dios no los arrojaría de la tierra (23:13).  Tendrían que convivir entre ellos.  Tendrían que conocer sus costumbres tan inmundas, sus normas de moralidad tan bajas, etc.  2) Les serían por lazo, por tropiezo, por azote, por espinas (23:13b).  Es decir, que les serían de gran molestia todo el tiempo.  3) Por mezclarse con ellos, luego o tarde empezarían a adorar dioses ajenos (23:16).  Era y es una violación clara del primer mandamiento (Deuteronomio 5:6-9).  En lugar de enseñarles acerca de Dios, serían atraídos a sus dioses.  4) Experimentarían la ira de Jehová hasta perecer o ser destruidos (23:13-16).  Además llegarían a perder la tierra heredada de Dios, sufriendo grandes tragedias en el proceso.
III.  CONCLUSION

Aunque ya tenía más de ochenta años, todavía sentía responsabilidad para con el pueblo.  No les presentaba nada nuevo, pero les recordaba de algunos asuntos sumamente básicos e importantes.  Les exhortaba a escoger la vida sobre la muerte, bendición sobre maldición, fidelidad a Jehová sobre infidelidad.  La clave para escoger lo bueno era para ellos y es para nosotros el guardar con diligencia nuestras almas para que amemos a Jehová nuestro Dios.  ¿Qué podemos hacer para proteger nuestros corazones y nuestras mentes de cosas que no agradan al Señor?  ¿Rechazamos lo malo y retenemos lo bueno?  Si estamos dando posada a algo malo en nuestra vida, ¿estamos rogando la ayuda de Dios en arreglarlo?  ¿Amamos a Dios con todo nuestro corazón y mente?  ¿Es evidente por nuestra obediencia?

¡Que Dios nos ayude a escoger lo bueno en nuestro diario vivir para que experimentemos todo lo bueno que él tiene preparado para nosotros.

LECCION No. 13

DESAFIO FINAL DE JOSUE.

Josué 24:14-27.

 

PROPOSITO
Al finalizar la clase, los alumnos deben comprender:
1) El llamado de Josué a «servir a Jehová».
2) La respuesta del pueblo a este desafío.
3) El significado de la renovación del pacto.

INTRODUCCION

Josué estaba a punto de dejar la tierra.  Reunió a los líderes del pueblo para darles su último discurso.  Fue un discurso pesado y lleno de significado para el pueblo israelita.  En el estudio de hoy procuraremos ponernos en el lugar del pueblo de Israel, e imaginémonos que Josué nos está hablando hoy.  ¿Cómo responderíamos?

En el capítulo 24 y versículos 1 al 13, Josué repasaba ligeramente la historia de Israel desde Abraham hasta su propio tiempo.  Su énfasis era la fidelidad de Jehová para con su pueblo.  Veremos ahora lo que sigue.

 

 DESARROLLO DE LA LECCION

I.  DESAFIO: «SERVIR A JEHOVA»
(Josué 24:14-15)

A.  TENIAN QUE RECONOCER QUE JEHOVA ES DIOS

Es importante entender las circunstancias tocantes a este desafío.  Casi todas las personas que nos rodean hoy, tienen un concepto formado de la existencia de un Dios supremo.  En el caso de Israel este concepto todavía no estaba muy formado en las mentes y corazones de muchos.  Sus descendientes en Egipto sirvieron a dioses extraños (24:14).  Desde allí sus descendientes empezaron a formar un concepto y un reconocimiento de que Jehová era y es Dios.  En su época actual estaban llegando a reconocer que Jehová era Dios y era su Dios.  Muchos de nosotros tenemos descendientes que sirvieron o han servido a Dios.  El que esto escribe no le fue tan difícil decidir servir al Señor por su herencia evangélica.  Hay muchos hoy que no tienen esta bendición, pero tienen ejemplos a su alrededor de seguidores fieles de Dios que les ayudan a hacer tales votos de «servir a Jehová».  Pero en gran parte Israel no tenía esta bendición.

 

B.  EL MOMENTO DE LA DECISION

Josué ya había repasado con ellos acerca de la grandeza y la bondad de Jehová hacia ellos.  Tenían que decidir a quién iban a servir como individuos y como pueblo o nación, a Jehová o algunos otros dioses inferiores que adoraron sus padres.  Cual fuera la decisión, tenían que decidir y alinearse de acuerdo con su determinación.  No debía haber un lugar intermedio; por un lado sirviendo a Jehová, y por otro, acomodándose a otros dioses.  Tenían que servir solamente a Jehová.
C.  JOSUE Y SU CASA SERVIRIAN A JEHOVA

Por no tener muchos ejemplos de seguidores de Jehová, Josué daba testimonio de que él y su casa servirían a Jehová (24:15).  Obviamente quería que su pueblo a quien había servido por muchos años decidiera lo mismo.  ¿Qué tipo de ejemplo de fe en Dios está dando usted a los que le rodean?  ¿Es algo que le atrae al Señor Jesucristo?

 

II.  EL PUEBLO RESPONDE
(Josué 24:16-18)

A.  LA RESPUESTA DE LOS LÍDERES
Parece que los líderes de Israel fueron sorprendidos y en un sentido casi ofendidos por el desafío de Josué: «Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses» (24:16).  Por lo menos parecían estar muy seguros de su decisión afirmativa.

B.  BASABAN SU DECISION EN LA HISTORIA

Reconocían aún más claramente como pueblo que su Dios continuamente les había rescatado de peligros y que les había llevado a este punto tan solemne.  Ahora podían ver que era él quien hizo todo esto y no ellos mismos.  Apartarse ahora y servir a otros dioses era aparentemente lejos de sus pensamientos.  Dios siempre está buscando personas listas a renunciar a todo para servirle a él sin reservas.  ¿Está incluido usted en este grupo, o hay un «dios» en su vida que le domina ahora?  ¿Ha considerado la grandeza y la bondad de Dios en su propia vida sin responderle?

 

III.  DESAFIO PROFUNDIZADO Y PACTO RENOVADO
(Josué 24:19-27)

A.  JOSUE DESEABA QUE ISRAEL FUERA SINCERO

Josué quería estar más seguro de la sinceridad de la decisión de Israel.  Parece que su respuesta fue influida un poco por emociones y hecha a la ligera.  Todos hemos hecho decisiones a veces así, sin razonar mucho de antemano.  Por el otro lado, Josué entendía bien la propensidad humana de pecar o rebelarse contra Dios.  Por eso le dice al pueblo israelita, que en pecado no podrían servir a Jehová por ser santo, y que además no toleraría la rebelión de ellos.  En Josué 24:14 dice «quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres».  Aparentemente había algunos ídolos o dioses ajenos entre el pueblo israelita.  Para ellos y para nosotros, cualquier cosa puede ser dios, sea material o no, que manipula o pelea contra nuestra devoción regular a Dios.  La iglesia de hoy puede ser culpable de idolatría .  El asunto es si la iglesia está quitando de entre sí misma estos dioses.  Siguen algunas posibilidades de dioses modernos en las iglesias: prosperidad material, edificio o templos, tipos de vestido para cultos, etc.  Volviendo al pasaje, de todos modos Josué anticipa su eventual servicio a dioses extranjeros (Josué 24:19-20).

B.  JEHOVA ESPERA LEALTAD
La imagen de Jehová aquí en los versículos 19 y 20 es una que refleja su santidad y justicia y como resultado odia al pecado.  Es uno que espera lealtad completa por cuanto él es Señor.  Es percibido aquí como alguien esperando tal lealtad y a la vez preparado para castigar a los que no son leales.  ¿Aprecia usted el odio que tiene para con el pecado? ¿Hay algún pecado en su vida que usted ama y que Dios odia?  Por su arrepentimiento de este pecado y el sacrificio de Cristo por él, puede alcanzar el perdón del tal pecado.  Si es necesario, búsquelo hoy (II Corintios 6:2).

C.  EL PUEBLO ASEGURABA QUE SU DECISIÓN ERA SINCERA
(Josué 24:21-24)
Sigue un intercambio entre Josué y el pueblo en los versículos 21 al 24.  Allí, el pueblo aseguraba a Josué que su decisión era sincera de servir y obedecer a Jehová.  Es importante observar aquí que en este relato el pueblo ni una vez se comprometió de quitar a los dioses aunque Josué les exhortó hacerlo dos veces (vs. 14 y 23).  Da a entender que no entendían el gran riesgo de entretenerlos (vs. 20).

D.  UN PACTO REALIZADO

Después hizo pacto (24:25) entre ellos y Jehová basado en su declaración de servir a Jehová y sólo a él (24:21,22).  Fue una ocasión muy solemne.  Después de hacer el pacto hizo lo siguiente:

1) Les repitió la ley de Moisés.

2) Escribió el pacto en el libro de la ley.

3) Puso una gran piedra allí. La piedra serviría como testigo contra Israel si se apartaba de Jehová y como un recuerdo visible y permanente de sus votos a Jehová en aquel día.  ¿Ha dado testimonio público de sus votos al Señor?  Hacerlo público muchas veces les da más peso y valor.  Además, anima a los demás hermanos a seguir adelante en el Señor.

IV.  CONCLUSIONES
Josué hizo todo lo que pudo para asegurar la lealtad continua a Jehová en este discurso.
1) Les dio una presentación clara de la mano protectora y misericordiosa de Jehová desde el tiempo de Abraham hasta su tiempo.
2) Les hizo escoger a quién servir.  Ellos tenían que escoger.  No lo hizo por ellos.
3) Cuestionaba su sinceridad de dejar los dioses ajenos para servir a Jehová.  Esto les ayudaría a ser dueños de sus decisiones.
4) Basado en su decisión y las promesas de Dios, hizo un pacto y levantó una piedra como testimonio.  Esto formalizó y selló su compromiso.  Ahora Josué pudo morir en paz, habiendo agradado y habiendo servido al Señor por toda su vida.  ¿Se ha propuesto usted una meta similar?  ¡Demos gracias a Dios por un ejemplo de fe y valor tan digno de imitar!

 ¿QUE ENTENDEMOS POR ADORACION?
Adoración es el culto o reverencia que se rinde a Dios por sus obras y pos ser quien es.  Se expresa mediante Oración, sacrificio, ofrenda, alabanza, canto, meditación, ayuno y especialmente por el servicio.

 

Pastor: J. Jaime González

Written by: vpf2021

Rate it

Previous post

Escatolgía

La segunda venida de Cristo

La segunda venida de Cristo   Muchas personas incluido muchos que se denominan cristianos no saben que Jesús dejo como promesa su regreso, su segunda venida, esta se describe en la Biblia, tanto en el antiguo testamento como en el nuevo, incluso esta venida esta descrita por el mismo Jesús. Para los antiguos cristianos y para los cristianos reales de hoy día la segunda venida de Jesucristo constituye una parte […]

todayfebrero 20, 2021 44

CONTACTANOS

0%